Por una mirada integral de los recursos hídricos

Según datos de Cochilco, el consumo de agua esperado hacia 2027 con respecto a 2016 tendrá un incremento de un 22%, considerando fuentes continentales y de mar. (Foto: Basf)

El uso eficiente del agua continúa siendo uno de los principales retos de la industria minera, sobre todo en el norte, donde el recurso es escaso. Con este panorama, la desalación asoma como una opción cada vez más usada por la minería. Sin embargo, expertos advierten la necesidad de mejorar la gestión del negocio de manera integral para aprovechar mejor los recursos.

Camila Morales
Revista Nueva Minería y Energía
_____________

Que el uso eficiente del agua sea uno de los principales desafíos de la minería no es ninguna novedad. Por años la utilización de este recurso, junto con el alto costo de la energía, ha sido permanente foco de debate y preocupación para el sector.

Sin duda que es una materia sensible para la industria del cobre, que ha visto aumentar el consumo de agua en un 22% en los últimos siete años. Pero no es sólo la eficiencia del uso del recurso lo que preocupa al sector. También debe tomar en cuenta la presión social, la escasez hídrica y la incertidumbre en la seguridad de abastecimiento de fuentes tradicionales de agua.

De acuerdo a datos de Cochilco, el consumo de agua esperado hacia 2027 con respecto a 2016 tendrá un incremento de un 22%, considerando fuentes continentales y de mar, dato que refuerza la urgencia de aportar en la eficiencia de la utilización del recurso.

Para Jacques Wiertz, académico de la Universidad de Chile y director del programa técnico del Congreso Water in Industry (ver recuadro), “el problema no se limita al abastecimiento de agua para los procesos, sino, de manera más integral, a todos los impactos que pueden tener los proyectos mineros sobre los recursos hídricos a escala de las cuencas”.

En este sentido, el experto destaca el trabajo realizado por el ICMM (International Council on Mining and Metals), que adoptó como principio clave el cuidado y la administración responsable de los recursos, promoviendo a través de guías, la gestión de los proyectos mineros a escala de la cuenca hidrográfica.

Esta mirada integral de la utilización de agua, permite incluso que la industria pueda ser un aporte para mitigar la escasez del recurso, considerando que el Foro Económico Mundial identificó las crisis del agua como uno de los mayores desafíos para los próximos diez años, “tanto por su alta probabilidad de ocurrencia, como por los impactos que pueden tener en nuestra sociedad”, precisa Wiertz.

¿Pero qué tan eficiente es la minería en el uso del agua? Para Fernando Concha, director del Centro de Recursos Hídricos para la Agricultura y la Minería, en general el sector sí es eficiente, sobre todo si se compara con otras industrias, ya que presenta un 74% de tasa de recirculación. De todas formas, el académico reconoce que se podría avanzar más todavía. “Es posible aumentar este valor, pero requiere un gran esfuerzo técnico”, advierte.

Con el foco en el agua de mar

En uno de los últimos informes emitidos por el Foro Económico Mundial, además de reiterar la escasez hídrica como uno de los principales desafíos en el corto plazo, también modificó su clasificación de “problema ambiental” a “problema social”, lo que evidencia la envergadura de las dificultades en torno a este recurso.

Por esta razón, como es sabido, el uso de agua de mar desalada por osmosis inversa es la solución más extendida adoptada por la industria minera en el procesamiento de los minerales de cobre, ya que constituye una opción sostenible para satisfacer la creciente demanda de nuevas fuentes de agua.

“El uso de agua desalada ya es una realidad en las empresas mineras del cobre y es la opción que han tomado varias de las principales mineras en Chile. Sin embargo, es posible que el mayor uso de agua de mar se retrase debido a la situación económica internacional y al precio del cobre. La inversión en desalación por osmosis inversa es demasiado alta para que la inversión sea rentable”, explica Fernando Concha.

(Foto: Codelco)

Pero el agua desalada “no es necesariamente la única ni la mejor solución”, según advierte Jacques Wiertz. Los altos costos de inversión y los elevados consumos energéticos, no sólo para la etapa de desalinización, sino sobre todo para el bombeo y el transporte del agua hasta la zona del proyecto, constituyen importantes limitaciones, a juicio del académico.

“Las eventuales sinergias entre proyectos mineros vecinos aparecen como una buena oportunidad para reducir los costos. Por lo tanto, los mayores desafíos probablemente no son técnicos, sino relacionados con el financiamiento y la gestión del negocio”, agrega Wiertz.

No obstante, las proyecciones de Cochilco indican que la desalación continuará consolidándose como uno de los principales procedimientos para obtener agua en la minería durante la próxima década. Según estimaciones de la entidad, se espera que al 2027 el agua de mar alcance el 46% del agua total requerida en la industria minera del cobre. Y como consecuencia de esta tendencia, Cochilco también prevé una reducción de un 17% en el consumo de agua continental respecto al 2016.

Alternativas a la vista

Pese a la creciente preferencia de la minería por utilizar agua de mar desalada, Fernando Concha destaca que hay alternativas a la desalación. Por ejemplo, producir agua de proceso desde agua de mar, “tales como el uso directo de agua de mar sin desalar, la que, con la tecnología actual, sólo se puede aplicar a minerales con bajo contenido de pirita”, explica.

Sumado a esta opción, Jacques Wiertz afirma que también se puede destacar como solución innovadora el reúso de aguas servidas tratadas como alternativa de abastecimiento por parte de Minera Candelaria, que de esta manera, dejó de utilizar agua subterránea en sus procesos. “La disposición de relaves espesados o en pasta contribuye también a reducir los consumos de agua”, agrega el experto y académico de la Universidad de Chile.

Sin embargo, Wiertz advierte que una mayor eficiencia en el uso del agua “no se logra solamente a través de una tecnología o una medida específica”, por lo que implementar una gestión eficiente de los recursos debe ser el principal objetivo.

Water in Industry 2017

El agua es ampliamente utilizada para la fabricación, proceso, disolución, enfriamiento o transporte de un producto en distintas industrias. De ahí que debatir sobre los principales desafíos que representa el uso de este recurso escaso en procesos industriales y compartir experiencias, resulta cada vez más interesante para las propias empresas, y ciertamente también para especialistas, académicos y centros de investigación.

Con esta premisa, la empresa Gecamin ya está trabajando en la organización de un evento que se enfocará precisamente en el uso de agua en procesos industriales. Denominado como Congreso Internacional Water in Industry 2017, el encuentro se realizará entre el 7 y 9 de junio en el Hotel Grand Hyatt de Santiago y contará con representantes y expertos del sector minero, sumado a la presencia de actores relacionados al rubro de la agroindustria, vitivinícola, alimentos y bebidas, energía, entre otros.

Los aspectos a debatir y analizar tendrán relación con el suministro de agua, transporte y almacenamiento, desalación, análisis y control de agua, y tratamiento físico y químico de efluentes, además de otras áreas de interés.

Revista Nueva Minería & Energía © 2017 All Rights Reserved

Powered by Byacom