Los desafíos de la minería peruana

“Perú todavía tiene grandes desafíos de cara al Bicentenario de su independencia (que se celebra el año 2021). El principal de ellos es desarrollar su cartera de proyectos mineros, que asciende a US$ 47.000 millones”.

Por Víctor Gobitz,
Presidente del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)
________________________

Perú es uno de los países de la región con una geología privilegiada, con yacimientos de cobre, oro, plata y zinc-plomo, que podrían tranquilamente impulsar una nueva etapa de crecimiento sostenido de nuestra economía en las próximas dos décadas.

Cuenta con costos de energía relativamente bajos, comparados con países mineros de la región, y una situación financiera macroeconómica que le otorga una calificación de grado de inversión positiva; características que le sirvieron para ser considerado por el Instituto Fraser como el país más atractivo para inversiones mineras en Latinoamérica en el 2016.

Ese mismo año, desplazó a China como segundo productor mundial de cobre, gracias a la puesta en marcha de Las Bambas y la ampliación de Cerro Verde, dos de las operaciones productoras de este metal más grandes del mundo.

Sin embargo, a pesar de estos indicadores alentadores, todavía tiene grandes desafíos de cara al Bicentenario de su independencia (que se celebra el año 2021). El principal de ellos es desarrollar su cartera de proyectos mineros, que asciende a US$ 47.000 millones.

De ser ejecutados estos proyectos se tendría un impacto del 11% en el crecimiento del PIB y se reduciría la tasa de pobreza del 21% al 14% al 2021, según un reciente estudio desarrollado por el Instituto de Ingenieros de Minas de Perú.

Para conseguir lo anterior, un segundo desafío es lograr construir una relación madura entre las empresas y las comunidades campesinas de las zonas de influencia por dos razones: para resolver las expectativas de las comunidades de manera ordenada, secuencial y con la participación del Estado; y para que las negociaciones se den dentro de plazos y costos predecibles para la empresa minera.

Un tercer reto de las mineras peruanas es continuar sus esfuerzos por optimizar los costos de operación, los cuales podrían incrementarse por la disminución de la producción de metal debido a menores leyes de mineral. Por ello, se deberán mantener esfuerzos permanentes por innovar e investigar. En dicho sentido, es necesario incentivar a la comunidad académica a invertir en investigación y desarrollo.

Finalmente, no debemos olvidarnos del desafío ambiental. En Perú existen una serie de actividades mineras auríferas que se desarrollan en el entorno informal, impactando negativamente en el ambiente.

En ese sentido, la 33ª Convención Minera Perumin 2017 no sólo fue el espacio ideal donde se presentaron los últimos avances tecnológicos y se discutieron soluciones efectivas a los desafíos que afronta la industria minera peruana, sino, sobre todo, se transformó el encuentro donde se dio un mensaje de esperanza y optimismo para el futuro de Perú.

Revista Nueva Minería & Energía © 2017 All Rights Reserved

Powered by Byacom