Consejo Minero se muestra optimista sobre el futuro y llama a “tomarse la agenda” en 2017

El Consejo Minero, junto a Icare, organizó el seminario-desayuno “Turbulencias Económicas, sociales y Tecnológicas: ¿a qué nos enfrentamos?”, al que asistieron autoridades de gobierno, además de representantes de la industria minera nacional. (Foto: Revista NME)

El Consejo Minero, junto a Icare, organizó el seminario-desayuno “Turbulencias Económicas, sociales y Tecnológicas: ¿a qué nos enfrentamos?”, al que asistieron autoridades de gobierno, además de representantes de la industria minera nacional. (Foto: Revista NME)

En un masivo seminario-desayuno, que convocó a representantes de toda la industria minera, el gremio proyectó una recuperación del sector en el corto plazo, estimando un precio de US$ 2,7 a inicios de 2018.

Revista Nueva Minería y Energía
________________________

 

“Muy optimistas”. Así dicen estar en el Consejo Minero por las favorables perspectivas que ven para la industria del cobre, revirtiendo así la tendencia a la baja que ha registrado el metal en los últimos cinco años.

Tras hacer un análisis del sombrío momento que vive la minería, el presidente del gremio, Joaquín Villarino fundamentó el “optimismo” del sector por factores externos que continuarían elevando la cotización del cobre durante 2017 y 2018, tal como se ha visto en las últimas semanas.

“No obstante un escenario más bien malo (en 2016), estamos muy optimistas. Esperamos que los precios actuales marquen un rumbo de recuperación, que probablemente (…) nos acerque más a un valor tendencial de US$ 2,7, esperamos que a comienzos de 2018”, dijo Villarino en el marco del seminario-desayuno “Turbulencias Económicas, sociales y Tecnológicas: ¿a qué nos enfrentamos?”, que organizó este martes el Consejo Minero junto a Icare.

Baja en precio y productividad

El dirigente gremial explicó que el precio promedio del cobre del año pasado (US$ 2,2 la libra) fue aproximadamente un 12% inferior al precio registrado el año 2012, lo que cierra un quinquenio de caídas sostenidas del precio del cobre.

Siguiendo con su análisis, Villarino lamentó que la producción del sector también registrara una baja en torno al 4%, demostrando así que los “vaticinios habían sido demasiado optimistas”, aseguró.

“Con las cifras de cierre de fin de año, más aquello que ha ocurrido con la minería no metálica, es probable que el PIB minero haya decrecido en torno a un 3%”, agregó el presidente del Consejo Minero.

Sin embargo, Villarino celebró que la política de contención de costos que han seguido las principales compañías mineras del país “ha comenzado a rendir sus frutos”. Citando datos de Cochilco, el representante gremial destacó que el primer semestre del año pasado la industria registró una baja en el costo de caja del orden de 24%, “lo que es un estupenda noticia”, dijo, aunque lamentó los despidos que se generaron por estos planes de contención de costos, estimando una disminución de 10% de los puestos directos de trabajo en comparación con 2015, a octubre.

En tanto, desde el punto de vista de la inversión, el presidente del Consejo Minero destacó que el catastro de proyectos en ejecución (que asciende a US$ 15.000 millones), y los que están en evaluación (US$ 37.000 millones), es “prácticamente idéntico” a lo que presentaba el sector minero a fines del 2015.

“Por lo tanto, esta industria resiliente y de largo plazo que conoce de ciclos, ha podido capear, hasta ahora, manteniendo una cartera de inversiones bastante atractiva aun”, añadió.

A tomarse la agenda

En su intervención, Villarino también se refirió al año electoral que ya comenzó a vivir el país, teniendo en cuenta que en 2017 se realizarán elecciones presidenciales y parlamentarias. En este sentido, llamó a evitar que el gobierno caiga en el llamado “síndrome del pato cojo”.

“En los años de elecciones, pareciera que el país marca un poco el paso en la ruta del desarrollo. Se suele recurrir al síndrome del pato cojo para referirse al ritmo que afecta al gobierno que va de salida, y en el Congreso nos encontramos con sus miembros –la mayoría de ellos- más dedicados a su reelección que a su labor de legislar”.

Para Villarino, el momento asoma para el sector empresarial, y sobre todo para el minero, como una “gran oportunidad” para instalar sus propios temas en la agenda nacional.

“Creemos que es una oportunidad para redoblar esfuerzos y de alguna manera tomarnos la agenda y evitar que otros se tomen la agenda con los temas que nos parecen interesantes. Tenemos que poner sobre la mesa desde el punto de vista empresarial aquellos temas que permitan reactivar la economía de manera definitiva, solucionar los problemas de gestión y de eficiencia del aparato público, así como medidas indispensables para reconstituir confianzas tan necesarias para un mayor y mejor crecimiento”, recalcó el dirigente gremial.

“El desafío está en tomarse la agenda con creatividad y en tener el coraje para representar con firmeza y serenidad los perjuicios inestimables de improvisaciones que pueden marcar años e incluso décadas de malos resultados”, advirtió Villarino.

Finalmente, el representante del Consejo Minero pidió al gobierno concretar algunas iniciativas que van, a juicio del gremio, en la “línea correcta”. Esto es: la oficina de grandes proyectos para la tramitación de permisos; la consolidación del análisis de impacto en productividad de los proyectos de ley; la materialización de algunas de las reformas administrativas sugeridas por la Comisión Asesora Presidencial para la Reforma al Sistema de Evaluación Ambiental, y la “corrección” de aquellos aspectos a la reforma al Código de Aguas que, según el Consejo Minero, generan “incertidumbre” en el mundo productivo.

El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, durante su intervención en el seminario del Consejo Minero e Icare. (Foto: Ministerio de Hacienda)

El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, durante su intervención en el seminario del Consejo Minero e Icare. (Foto: Ministerio de Hacienda)

Ministro de Hacienda

Tras la intervención de Joaquín Villarino en el seminario, expuso el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, quien se refirió al actual momento económico del país, recalcando la importancia del sector minero (ver nota aparte).

En este sentido, destacó algunas iniciativas del gobierno que buscan impulsar al sector, como la capitalización de Codelco, los proyectos de innovación y productividad que ha desarrollado Corfo, las iniciativas asociadas al programa de Minería de Alta Ley.

Coincidiendo con el presidente del Consejo Minero, Valdés también reconoció estar más “optimista” respecto al futuro de la minería, señalando que había buenas razones para proyectar un escenario más “auspicioso” para el sector. Una de esas razones es el precio del cobre, que ha fluctuado en torno a los US$ 2,50 la libra en los últimos días, lo que -según recordó el ministro- se ajusta más al precio de largo plazo estructural, que es de US$ 2,55.

El seminario concluyó con una presentación del invitado internacional del evento, el economista Vikram Mansharamani, especialista en burbujas financieras, quien ofreció una perspectiva de la economía global, enfatizando en tres grandes desafíos: las señales que entregan las cifras de crecimiento de China; los rápidos avances tecnológicos y los profundos cambios demográficos que vienen.

El invitado internacional del seminario fue Vikram Mansharamani, economista y especialista en burbujas financieras. (Foto: Revista NME)

El invitado internacional del seminario fue Vikram Mansharamani, economista y especialista en burbujas financieras. (Foto: Revista NME)

Revista Nueva Minería & Energía © 2017 All Rights Reserved

Powered by Byacom