• Indicadores Económicos:
  • Dólar $: 664.78
  • UF $: 27565.76
  • IPC %: 0.1
  • EURO : 755
  • UTM $: 48353
  • Libra de Cobre $: 2.93 dólar

Saesa renueva sus energías: invertirán US$ 1.500 millones y esperan duplicar su tamaño en cinco años

14 enero, 2019
Transmisión eléctrica

 

Francisco Alliende confidencia que la compañía de capitales canadienses que distribuye la electricidad en el sur de Chile también levantará su primera central solar en el norte del país. Participarán en las nuevas licitaciones del área de transmisión.

La empresa eléctrica Saesa acaba de iniciar una nueva etapa, quizás la más disruptiva dentro de sus 90 años en el país.

La firma, controlada por los fondos de pensiones canadienses Ontario Teachers Pension Plan (OTPP) y Alberta Investment Managament Corporation (Aimco), se ha caracterizado por ser una de las principales distribuidoras eléctricas del sur, donde administra 65 mil kilómetros de líneas eléctricas desde la Región del Biobío hasta Aysén y entrega servicio a más de 840 mil clientes en 112 comunas. Pero en los últimos años ha estado inmersa en una vorágine de inversiones (US$ 800 millones entre 2013 y 2017) que la ha hecho ampliar su negocio, donde el área de la transmisión eléctrica se ha tornado tan importante como la distribución.

Pero los desafíos para lo cual se está preparando la empresa van más allá. Hoy, la industria eléctrica local está mutando hacia un negocio donde la transmisión es más atractiva, pero la distribución también podrá dar un gran salto, dado que la electrificación de la calefacción de los hogares o de los vehículos de las ciudades es algo que recién está comenzando y que tiene un amplio espacio de crecimiento, si se considera que el precio de la energía está cayendo de la mano de la entrada de nuevas fuentes de generación más limpias y baratas.

Saesa ya está trabajando en su nueva etapa. “En 2017 éramos unos 4.500 trabajadores y ahora somos 6.500. Contratamos a más de dos mil personas en el último año, porque estamos con un plan de inversiones y de crecimiento importante”, comenta el gerente general de la compañía, Francisco Alliende, a PULSO Domingo.

En 2013, un 60% de su negocio pertenecía al área de la distribución eléctrica y el 25% a la transmisión, ¿cómo ha evolucionado su mix de negocios en este tiempo?

-La transmisión ya llegó al 40%. Nos gustaría que un 40% del negocio sea la distribución, el 40% la transmisión, un 10% la generación y un 10% otros negocios. Esa es nuestra estrategia. Somos una compañía de distribución eléctrica por excelencia, pero vimos la necesidad de reforzar el negocio de transmisión de manera importante y decidimos invertir mucho en esta área. Hemos triplicado nuestro tamaño en transmisión en los últimos siete años, es decir, estamos creciendo más de 20% al año y queremos seguir así. Como Saesa, en general, nos hemos más que duplicado en los últimos cinco años y hoy somos una empresa muy distinta, que ha ido consolidando su operación en distribución, en los proyectos para mejorar la calidad de servicio y en los proyectos del norte de Chile.

En los últimos cinco años invirtieron US$ 800 millones, ¿cuál es su plan de inversión para los próximos cinco años?

-Estamos terminando nuestra nueva ruta de navegación para los próximos años y cumplimos con éxito la anterior. Tenemos el privilegio de tener proyectos de transmisión emblemáticos en el norte, como, por ejemplo, ser los abastecedores de electricidad y encargados de hacer la línea de transmisión del observatorio más grande del mundo, Paranal, con su nueva fase que será aun más grande y que se llama Armazones. Lo mismo nos pasó con la minera más grande del mundo, BHP, a la que le hicimos el desarrollo de transmisión que une la central Kelar con Minera Escondida. Entre 2018 y 2022 esperamos invertir US$ 1.500 millones, de los cuales ya hay US$ 1.150 millones comprometidos con proyectos específicos.

¿Cómo se dividirá esa inversión en sus distintos negocios?

-En transmisión eléctrica estamos desarrollando más de 25 proyectos a lo largo de Chile y en la distribución tenemos un plan bastante fuerte, enfocado en la calidad de servicio, donde están ocurriendo muchos cambios en la industria que abren oportunidades.

Vamos por parte, ¿cuáles son sus planes en transmisión?

-Tenemos bastante equilibradas las inversiones en el norte con el observatorio, lo de Escondida y otros cuatro proyectos que estamos construyendo en las regiones de Antofagasta y Atacama, como la subestación Kimal, que será crítica para la interconexión del sistema eléctrico. En el norte estaremos invirtiendo más de US$ 200 millones. Además, estamos fortaleciendo la red de transmisión en las regiones de Los Ríos y Los Lagos con 19 proyectos en construcción. Solo en estos proyectos del sur tenemos pensado invertir sobre US$ 250 millones. Ya operamos 1.800 kilómetros de líneas de transmisión y esperamos superar los 2.500 kilómetros con los proyectos que estamos construyendo. Con la ley de transmisión se generó un ambiente muy atractivo para las inversiones, con muchísima competencia y nuevos actores. Ya no están solo Transelec y uno que otro, sino que han venido empresas colombianas, españolas y brasileñas, donde nosotros nos hemos transformado en un jugador importante, dentro del Top 5.

¿Al observatorio Armazones también le generarán energía?

-Sí, les proveeremos generación de respaldo.

¿De dónde sacarán esa energía?

-Haremos un proyecto solar, estamos conversándolo. Sería de 9 MW y nuestra primera central solar.

¿Cuáles son sus principales proyectos en distribución eléctrica?

-En esta área tenemos proyectos comprometidos por US$ 650 millones. En calidad de servicio desembolsaremos US$ 350 millones en los próximos dos años y medio, que se verán reflejados en extensiones y refuerzos de redes, además de dotar de mayor equipamiento. También apostaremos en medidores que nos permitan tener un mejor control de red y en eso invertiremos unos US$ 200 millones. Cambiaremos todos los medidores de aquí a siete años. Además, hay US$ 100 millones comprometidos en generación eléctrica de respaldo en 30 ciudades del Biobío y La Araucanía, principalmente.

¿En qué invertirán los US$ 350 millones que no están aún comprometidos en proyectos específicos?

-Tanto en el norte como en el sur vamos a seguir participando en las licitaciones de los nuevos proyectos de transmisión que se requieran. Este año viene una cartera importante y estamos evaluando siete proyectos nuevos en las zonas donde ya tenemos presencia. También invertiremos más en distribución, porque la industria eléctrica está viviendo una revolución en todo sentido.

¿Cuánto pesa Saesa hoy por hoy en el mercado eléctrico chileno?

-Hoy representa el 11% de las ventas de las distribuidoras eléctricas, donde Enel y CGE tienen más del 30% cada uno. Hemos sido capaces de duplicar las ventas de la compañía en los últimos cinco años, que actualmente llegan a unos US$ 800 millones, y esperamos volver a duplicarlas en los siguientes cinco años. Nuestra utilidad anual es de unos US$ 37 millones y el Ebitda es de alrededor de US$ 160 millones. En promedio, invertiremos US$ 300 millones, es decir, el doble de nuestro Ebitda anual.

No es común invertir sobre el Ebitda…

-Eso demuestra el compromiso de nuestros accionistas con la industria y el país. Son canadienses que tienen una visión de largo plazo, le creen a la estabilidad regulatoria de Chile e invierten dos veces el Ebitda anual y casi 10 veces la utilidad anual. No han recibido dividendos en seis años y probablemente no los recibirán en los próximos dos o tres. Enel quiere invertir US$ 1.100 millones y nosotros somos un tercio, y mira lo que estamos invirtiendo.

Fuente: Diario Financiero

Noticias Relacionadas