Presidente de la FMC: “Las medidas que trae la Reforma Laboral son pobres, parciales e insuficientes”

(Foto: FMC)

(Foto: FMC)

Convencido de que los trabajadores deben dejar de ser receptores pasivos para convertirse en un actor relevante en la toma de decisiones, el presidente de la Federación Minera de Chile da a conocer su visión sobre la situación laboral del rubro en entrevista con Revista Nueva Minería y Energía.

Camila Morales
Revista Nueva Minería y Energía
_____________

Por estos días la Federación Minera de Chile (FMC) ha vivido jornadas intensas. La reciente huelga del sindicato de Minera Escondida, sumado a la implementación de la Reforma Laboral y los diversos incidentes que han ocurrido al interior de algunas faenas tiene a esta organización ocupada en ayudar a resolver los temas que aquejan a los trabajadores.

Creada en 2004, esta federación que reúne a 18 sindicatos de la gran minería privada del país -donde destacan las agrupaciones de minera Escondida, El Abra, Zaldívar, Cerro Colorado y San Lorenzo-, busca la integración y unidad de los trabajadores, con el objetivo de que estos asuman un rol clave a la hora de debatir, proponer y establecer cambios en pos del fortalecimiento del sector.

Así lo relata Gustavo Tapia, director del sindicato de Cerro Colorado y actual presidente de la Federación Minera de Chile, quien asegura que pocas veces se concibe a los trabajadores como personas o sujetos de derecho, “razón de peso para fortalecer los sindicatos por medio de esta asociación”, recalca en entrevista con Revista Nueva Minería y Energía.

¿Cuánta relevancia cree que el gobierno y las empresas le dan a los sindicatos mineros?

Los trabajadores siempre han sido silenciados. El Estado los percibe como un grupo de presión y el empresariado como mano de obra. Rara vez se los concibe como personas o sujetos de derecho, es el eslabón flojo en el discurso de productividad.

Por ejemplo, no me ha tocado vivir una situación en que el Estado nos invite a definir políticas o los empresarios nos llamen para escuchar nuestras opiniones. Esta lógica debe ser desechada, porque hasta ahora los sindicatos sólo son importantes cuando se hacen sentir, son relevantes mientras se sostiene la presión.

En este sentido, ¿de qué manera la huelga en Minera Escondida podría impactar en otras negociaciones mineras?

La movilización en Minera Escondida ha puesto el techo para las futuras negociaciones de los sindicatos de la minería privada y pública. Sin duda esta movilización incidirá por las estrategias puestas en juego.

Algunos economistas señalan que las negociaciones colectivas de este año provocarán una mayor conflictividad y una mayor volatilidad del cobre. ¿Comparte esta opinión?

La tendencia al alza de los recursos naturales viene siendo destacada por el Banco Mundial. Desde mediados del año pasado se indicaba la proyección del precio sobre los US$ 3 la libra para 2018, porque la proyección del precio tiene que ver más con presiones de la oferta de Estados Unidos, Europa y Asia del Sur, que con restricciones de la demanda.

Al momento de esta entrevista están paralizadas Escondida, en Chile; Grasberg, en Indonesia; y Cerro Verde, en Perú. Las tres figuran entre las principales faenas del mundo y el precio no ha pasado de US$ 2,8 la libra. Esto da cuenta de que la volatilidad tiene un importante componente especulativo.

Sumado a ello, este año no habrá mayor conflictividad asociada a la Reforma Laboral y tampoco habrá volatilidad del precio vinculada a ella, porque las afirmaciones en ese sentido son sólo parte del espectáculo de victimización alarmista montado por el empresariado.

A propósito, ¿qué le parecen las nuevas medidas que trae consigo la Reforma Laboral en materia sindical?

Las medidas que trae la Reforma Laboral son pobres, parciales e insuficientes. No habrá un cambio significativo en general para los trabajadores y dejan abierta la puerta para un deterioro de los sindicatos y negociaciones en el ámbito minero.

El presidente de la Federación Minera de Chile, Gustavo Tapia, visitando a los trabajadores del Sindicato N°1 de Minera Escondida durante la huelga que mantuvieron por 44 días. (Foto: FMC)

El presidente de la Federación Minera de Chile, Gustavo Tapia, visitando a los trabajadores del Sindicato N°1 de Minera Escondida durante la huelga que mantuvieron por 44 días. (Foto: FMC)

¿Qué medidas debieran adoptar las empresas mineras y/o el gobierno para aminorar el impacto que tienen las movilizaciones sindicales en la producción?

El Estado debe intervenir activamente en los procesos de negociación. Las empresas mineras explotan recursos de los que el Estado, conforme a la Constitución Política, tiene el dominio absoluto, exclusivo e imprescriptible. Por eso las compañías deben actuar como concesionarios de explotación de recursos de los que no son dueños, y percibir que el fundamento por el que se les concede ese privilegio es la utilidad pública de la actividad.

Si las empresas y el Estado quieren aminorar el impacto de la movilizaciones mineras, deben abrir un diálogo sectorial en el que se aborden temas transversales como la seguridad y salud, la gestión de los recursos naturales, el destino de la renta minera, sobre todo frente a eventos de renta económica y la tributación de la actividad.

El desafío fundamental es que perciban a los trabajadores como seres pensantes, capaces de aportar con su experiencia y conocimiento al mejoramiento de los procesos, ya que la producción óptima se logra cuando hay respeto y se valora al otro en su dignidad. Desde esa perspectiva el desafío básico de las empresas es la humildad.

¿Cómo evalúa las acciones que han tomado las empresas de la gran minería para enfrentar el escenario de bajos precios y menor producción?

Es importante dejar en claro que las grandes mineras tienen un componente financiero enorme. Las ganancias variables de los altos ejecutivos se asocian a la valoración bursátil, no a la producción. BHP Billiton, Anglo American, Glencore, Antofagasta Minerals y Freeport, entre otras compañías, tienen crecimientos extraordinarios en la bolsa mientras permanecen cerradas sus principales faenas. Transnacionales de esta envergadura son relativamente inmunes a la reducción de producción, eso hay que tenerlo presente.

Seguridad minera: prioridad para la FMC

Una de las prioridades que se ha propuesto la Federación Minera de Chile es lograr que el país apruebe el Convenio 176 de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, que apunta a la seguridad minera. “Para nosotros es fundamental la dignificación del trabajo minero”, recalca Gustavo Tapia, agregando que “es deber del Estado la ratificación inmediata de este instrumento, condición fundamental para que Chile pueda calificarse como país minero”.

Revista Nueva Minería & Energía © 2017 All Rights Reserved

Powered by Byacom