Valhalla, revolucionando el mercado eléctrico nacional

En Caleta San Marcos, Iquique, se pondrá en marcha la central Espejo de Tarapacá. (Foto: Valhalla)

En Caleta San Marcos, Iquique, se pondrá en marcha la central Espejo de Tarapacá. (Foto: Valhalla)

Desde la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, dos jóvenes profesionales chilenos apostaron por revolucionar el mercado eléctrico local. Así nació la firma Valhalla que pretende poner en marcha Espejo de Tarapacá, el primer proyecto en suelo nacional que combina la energía solar con una central hidráulica de bombeo. ¿La idea? Garantizar la entrega de energía las 24 horas del día, los siete días de la semana, a través de fuentes renovables. Un sueño que podría hacerse realidad.

Revista Nueva Minería y Energía

Daniela Tapia
___________

Que las ERNC no producen energía durante todo el día se ha convertido en un verdadero “karma” para este tipo de generación eléctrica. Y aunque estas fuentes han irrumpido con fuerza en el último tiempo, aún deben cargar con este fantasma que se hace más presente cuando los momentos de máxima generación eléctrica a menudo no coinciden con las horas de alta demanda de los usuarios.

Con la decisión de desterrar esta piedra de tope que obstaculiza a las llamadas energías verdes, ya han surgido algunos proyectos a nivel mundial que han apostado por una osada alternativa: el almacenamiento de energía. Una idea que parece revolucionar el rígido mercado eléctrico y que promete solucionar el principal escollo que enfrentan estas energías: la intermitencia.

Con el propósito de hacer frente a este problema, en enero de 2011, Juan Andrés Camus, de profesión ingeniero Comercial, y Francisco Torrealba, economista, entonces estudiantes del MBA de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, comenzaron a imaginar un proyecto de energía para Chile. Ávidos de poner en práctica sus conocimientos, se propusieron hacer algo en grande. Algo que, aseguran, podría transformar al país en un líder mundial en innovación energética.

Fue así como dieron con un concepto clave: poner en marcha un sistema que combina dos métodos para generar energía, la hidráulica de bombeo y la solar. Para concretar esta idea nació Valhalla, empresa que está desarrollando la central hidráulica de bombeo Espejo de Tarapacá, ubicada en la Caleta San Marcos, a 100 kilómetros al sur de Iquique, y la planta solar fotovoltaica Cielos de Tarapacá, que proveerá de energía a la central hidráulica de bombeo.

A grandes rasgos, Espejo de Tarapacá contempla la construcción de una central hidráulica de bombeo de 300 MW, es decir, una gran “batería de agua” para almacenar electricidad a gran escala. Es aquí donde radica uno de sus mayores atractivos. Está compuesta por túneles y una caverna de máquinas con turbinas-bombas (todo subterráneo), que conectan el océano con dos reservorios naturales a 600 metros de altura sobre el nivel del mar.

Un proyecto pionero

¿Cómo funciona Espejo de Tarapacá? Durante el día, cuando existe abundante energía solar, la central bombea agua de mar a la parte superior de un farellón costero utilizando energía solar proveniente del proyecto Cielos de Tarapacá (iniciativa independiente, pero integrada comercialmente a Espejo de Tarapacá), acumulándola en concavidades naturales. Y durante la noche, la central reversa los flujos y la columna de agua baja, produciendo electricidad al pasar por las turbinas, al igual que una central hidráulica tradicional.

Esquema de funcionamiento del proyecto (Imagen: Valhalla)

Esquema de funcionamiento del proyecto
(Imagen: Valhalla)

Los reservorios naturales son de 375 hectáreas, están aislados del suelo por medio de una membrana impermeable, y “cuentan con una capacidad equivalente al volumen de 22.000 piscinas olímpicas y la superficie de 500 canchas de fútbol”, aseguran en la compañía.

Se prevé que la construcción de Espejo de Tarapacá comience durante este año, mientras que Cielos de Tarapacá lo podría hacer a mediados del 2018. Ambos proyectos podrían comenzar su operación a finales del 2020.

“Espejo de Tarapacá es el primer proyecto chileno que combina la energía solar con una central hidráulica de bombeo, lo que permitirá transformar el parque de generación eléctrico chileno, mediante la entrega de energía las 24 horas del día, los siete días de la semana, a través de fuentes renovables. ¿El objetivo? Poner a Chile en una posición de vanguardia”, afirman desde la propia compañía.

Hoy Valhalla cuenta con el apoyo de más de 50 inversionistas -principalmente chilenos- que han apoyado la etapa inicial de desarrollo de ambos proyectos. A su vez, la empresa se encuentra en proceso de búsqueda de socio estratégico con el banco de inversión de Estados Unidos Marathon Capital, para estructurar las siguientes etapas del proyecto Espejo de Tarapacá.

¿Qué viene hacia delante? Los planes a futuro de la compañía chilena son más que ambiciosos. Pues dadas las condiciones geográficas de Chile para desarrollar centrales hidráulicas y plantas solares, Valhalla tiene identificado otros lugares del país con alto potencial para desarrollar el mismo concepto que en Tarapacá.

“Dada las condiciones de radiación y geográficas, estamos seguros que tanto la energía solar como el almacenamiento hidráulico se convertirán en actores importantes en la matriz de generación eléctrica de Chile. También este tipo de proyectos pueden ser replicados en otros países con características similares a las de Chile como lo son Perú, México y el Sudeste Asiático”, señalan en Valhalla. Tampoco descartan participar en la próxima licitación de suministro eléctrico, alternativa que actualmente están analizando y evaluando.

Revista Nueva Minería & Energía © 2017 All Rights Reserved

Powered by Byacom