• Indicadores Económicos:
  • Dólar $: 670.45
  • UF $: 27395.02
  • IPC %: 0.3
  • EURO : 776.34
  • UTM $: 48016
  • Libra de Cobre $: 2.86 dólar

Proyecto Santo Domingo: En punto de espera

22 enero, 2018
Santo Domingo_foto_001

Lugar en el que se emplazará el proyecto Santo Domingo. (Foto: Minera Santo Domingo)

Lugar en el que se emplazará el proyecto Santo Domingo. (Foto: Minera Santo Domingo)

Estaba llamado a ser uno de los proyectos mineros más relevantes del último tiempo en la Región de Atacama. Sin embargo, Santo Domingo se encuentra actualmente detenido, en espera de la estabilización de precios de los commodities. Aún no tiene fecha para su reactivación.

Por Daniela Tapia
Revista Nueva Minería y Energía
_______________

A 7 kilómetros al sureste de la ciudad de Diego de Almagro, en la Tercera Región de Atacama, se sitúa uno de los proyectos mineros más relevantes del último tiempo en la zona. Se trata de Santo Domingo, cuya historia ha estado marcada por los obstáculos que ha debido sortear.

Hoy el proyecto se encuentra detenido desde agosto de 2015, fecha que se tomó la decisión de esperar mejores condiciones de precio de los commodities que han estado experimentando fluctuaciones en el último tiempo.

Dado este escenario, se ha avanzado en obtener la concesión marítima del proyecto, resolver las reclamaciones interpuestas a la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), obtener las servidumbres de uso de suelo y completar los estudios para solicitar los permisos sectoriales principales.

De propiedad de Capstone (70%) y Kores (30%), la iniciativa es un yacimiento del tipo IOCG (Iron Oxide-Copper-Gold), con contenidos de cobre, hierro y oro, cuyas reservas ascienden a 392 Mtons. Se basa en la explotación a rajo abierto de reservas minerales con contenidos de cobre, hierro y oro desde los yacimientos denominados Rajo Santo Domingo y Rajo Iris Norte, ubicados en la Sierra de Santo Domingo en la comuna de Diego de Almagro, Región de Atacama.

Un proyecto complejo

El mineral extraído será procesado con agua de mar sin desalinizar a través de flotación convencional y separación magnética, para obtener concentrado de cobre y magnetita, respectivamente. El procesamiento de mineral se efectuará a un ritmo promedio de entre 60.000 y 65.000 t/día, por lo que se ha estimado una producción aproximada de 3,6 millones de toneladas de concentrado de cobre y 75 millones de toneladas de concentrado de magnetita durante toda la vida útil del proyecto, estimada en 18 años.

El concentrado de cobre será filtrado y transportado en camiones hasta el Área Puerto, para su almacenamiento y posterior embarque. A diferencia del concentrado de cobre, el concentrado de magnetita será transportado a través de un concentraducto hasta el puerto donde será lavado, filtrado y almacenado hasta su embarque. Asimismo, el relave obtenido a partir del proceso de flotación de cobre y de la planta de separación de magnetita, será espesado hasta obtener un 67% de concentración de sólidos, y será transportado mediante una tubería hasta el depósito de relaves espesados.

Además, el proyecto contempla la construcción de un puerto ubicado en el sector Punta Roca Blanca de la comuna de Caldera y dos plantas desalinizadoras, una en el sector puerto y la otra en el sector planta, que generarán agua potable y desalinizada. El agua desalinizada que se produzca será utilizada para el lavado y filtrado del concentrado de cobre, concentrado de magnetita y otras actividades menores.

¿Cómo avanzará esta apuesta? ¿Qué futuro le depara? Según confirma el gerente general de la compañía, Horacio Zárate, a Revista Nueva Minería y Energía, aún no hay fecha para la reactivación del proyecto, agregando que hasta el momento, tampoco hay estudios en torno a la fusión de la iniciativa con algún otro depósito de cobre cercano.

Noticias Relacionadas