• Indicadores Económicos:
  • Dólar $: 671,37
  • UF $: 27.557,78
  • IPC %: -0,1
  • EURO : 764,31
  • UTM $: 48.353
  • Ipsa: 0,68
  • Igpa: 0,61

Nuevo Nivel Mina avanzando a paso firme

17 diciembre, 2018
Nuevo Nivel Mina

(Foto: Codelco)

Este proyecto estructural de la división El Teniente de Codelco tiene un 47,7% de avance. La primera extracción de mineral se estima que se realice en el año 2023. En esa línea, ya se iniciaron las obras tempranas de los proyectos intermedios Andesita y Diamante, y se autorizó la ejecución del proyecto Andes Norte, que está a mayor profundidad.

Por Daniela Tapia

Revista Nueva Minería y Energía

______________

Los proyectos estructurales de Codelco -iniciativas con las que la Corporación busca mantener sus niveles de producción en torno a 1,8 millones de toneladas de cobre al año- siguen tomando forma.

Uno de estos proyectos es el Nuevo Nivel Mina de El Teniente que ha tenido que enfrentar períodos complejos. Prueba de ello es que en el 2015, las obras iniciales del proyecto debieron ralentizarse debido a las dificultades geotécnicas por las que atravesó la iniciativa. ¿La causa? El estallido de rocas que provocó accidentes, algunos con consecuencias fatales, en su fase de construcción.

“El estrés de la roca era bastante superior de lo que originalmente habíamos pensado. Nos detuvimos por meses para entender el fenómeno, hasta que decidimos que habíamos comprendido el problema y encontrado la solución: avanzar en mecanización y robotización, construir con el mínimo de personas expuestas al rock burst (explosión de rocas)”, reconoció en una oportunidad el presidente ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro.

Producto de este escenario, se ajustaron algunos aspectos relacionados con la ingeniería del proyecto, por lo que se desarrollaron diversas acciones. Entre ellas, se analizaron los sistemas de fortificación, métodos de trabajo e incorporación de tecnologías de vanguardia en los procesos constructivos, para abordar las nuevas condiciones geomecánicas descubiertas.

En este contexto, se diseñó un plan de desarrollo alternativo de consumo de reservas mineras que establece una explotación escalonada. Desde la estatal han señalado que en una primera etapa se van a explotar los sectores Andesita y Diamante, que ya iniciaron sus obras tempranas, ubicados 100 metros más abajo del actual nivel de explotación, pero sobre el ferrocarril Teniente 8, ocupando los activos hoy en uso.

Paralelamente se va a ir profundizando gradualmente hasta llegar a 300 metros bajos los actuales niveles de explotación en la cota original del Nuevo Nivel Mina, en el sector llamado Andes Norte, que ya cuenta con autorización del directorio de Codelco para su ejecución.

Actualmente, tal como informó el presidente ejecutivo de Codelco en su última entrega de resultados, el proyecto avanza bien y alcanza un 47,7% de avance. El cronograma, en tanto, establece que su producción comenzará a partir del año 2023.

“La nueva estrategia y las innovaciones que estamos aplicando nos están permitiendo desarrollar el proyecto en forma rentable y resguardando la vida de las personas, asegurando con ello, nuestra continuidad productiva por 50 años”, señala el gerente general de Codelco División El Teniente, Nicolás Rivera, a Revista Nueva Minería y Energía.

“En los próximos años vamos a estar desarrollando al menos cuatro proyectos en forma paralela y eso requiere de una coordinación casi perfecta. También nos hemos fijado el objetivo de avanzar hacia formas más eficientes de gestión y ser más competitivos, explotando nuestros recursos de forma segura y sustentable”, agrega el ejecutivo.

El proyecto en números

Tras la reformulación de la obra, se tuvieron que corregir las cifras asociadas al proyecto completo, las que en un inicio apuntaban a US$ 3.000 millones, pero que finalmente se estima superarán los US$ 5.000 millones.

De éstos, un 40% ya fueron desembolsados y se suman a los US$ 2.000 millones aprobados por el directorio en los primeros meses de este año, donde se incluyen recursos para los sectores que acompañan el proyecto (Andesita y Diamante).

En la última entrega de resultados de Codelco, su presidente ejecutivo Nelson Pizarro, estimó que la primera extracción de mineral en el nivel más profundo se realice en el año 2023, con cerca de 35 mil toneladas diarias, que irán aumentando progresivamente hasta las 140 mil toneladas cuando la operación se encuentre en pleno régimen.

Estos números le otorgan una rentabilidad en torno al 10% de la inversión al yacimiento. Además, se espera que la nueva obra tenga un costo de caja (C1) de 112 centavos de dólar la libra en régimen, manteniendo los niveles actuales, pero en un escenario más desafiante.

¿Pero cuán relevante es este proyecto para la cuprífera? Con más de 3.000 kilómetros de túneles y con casi 2.400 kilómetros de galerías subterráneas, cuyos inicios se remontan a los tiempos del período prehispánico, además de activos operacionales tecnológicamente heterogéneos, en los últimos años la división El Teniente se ha convertido en la más productiva de la Corporación, ostentando el título de ser la tercera faena de cobre del país que más produjo en 2017, con 464 mil toneladas de cobre fino.

De ahí que la importancia del proyecto Nuevo Nivel Mina radica que en más de un siglo sólo se ha explotado el 20% de los recursos conocidos de El Teniente, por lo que esta iniciativa viene a ampliar la mina mediante la profundización del yacimiento, a aproximadamente 300 metros de profundidad respecto al nivel actual de producción.

Todo esto con el objetivo de asegurar la generación de excedentes para el país, ya que en los últimos 10 años El Teniente aportó US$ 15 mil millones al Estado.

Y es que se trata de uno de los proyectos estructurales de Codelco que busca sumar reservas que ascienden a 2.000 millones de toneladas aproximadamente, con una ley media de cobre de 0,86% y 220 ppm de molibdeno. Ello permitirá que la división continúe con el tratamiento de 140 mil toneladas por día de mineral, por más de 50 años.

Innovación, en el centro de la obra

La innovación también juega un rol fundamental en las soluciones que se están implementando en el proyecto. Una de las novedades a nivel de técnicas constructivas, es el preacondicionamiento aplicado a túneles a través del hidrofracturamiento.
Técnica que se usa desde hace más de 10 años en El Teniente para preparar la explotación de roca dura, creando fracturas con agua a presión de forma masiva para controlar la sismicidad en la mina. “Ahora, por primera vez en la historia de la minería, se está utilizando este método para preacondicionar túneles”, aseguran desde El Teniente.
De la misma forma, se está utilizando un nuevo estándar de fortificación de túneles, que aumenta la capacidad de resistencia, al igual que una mayor mecanización de equipos para instalar la fortificación, con foco en reducir el riesgo para las personas.

Otros aspectos, que si bien El Teniente cuenta con éstos, pero sus usos serán más intensivos, son los relacionados con tecnología de las comunicaciones, sensorización de las operaciones al máximo, gestión de datos mineros en tiempo real, operación a distancia y minería autónoma.

En términos del método de explotación subterráneo, la operación del proyecto no será distinta a la actual, pues continuará con Panel Caving Convencional. Pero sí hay ciertos cambios en los diseños de los layout mineros, separación entre niveles y tamaños de algunas excavaciones mineras.

Noticias Relacionadas