Minería en Colombia: En búsqueda de certezas

Explotación minera en Colombia.

Pese a la preocupación que ha generado tanto en el gobierno como en la industria una serie de consultas populares que han bloqueado proyectos mineros en diferentes zonas de Colombia, los gremios mantienen favorables perspectivas de crecimiento para la minería de este país.

Por Camila Morales
Revista Nueva Minería y Energía
________________

El pasado domingo 26 de marzo fue un día clave para la minería en Colombia. Luego de meses de gestiones y tramitaciones, el Tribunal Administrativo del departamento de Tolima realizó una consulta popular para decidir el futuro de la exploración de oro que realiza la compañía sudafricana Anglo Gold Ashanti, a aproximadamente 14 kilómetros del casco urbano de la localidad de Cajamarca.

Con la pregunta “¿está usted de acuerdo -sí o no- que en el municipio de Cajamarca se ejecuten proyectos y actividades mineras?”, este distrito buscaba definir el futuro de La Colosa, uno de los megaproyectos mineros más ambiciosos del país, con una producción estimada entre 591.600 y 1.035.300 onzas de oro al año.

En forma casi unánime (98% de los 6.296 votos), los habitantes de este municipio colombiano decidieron cerrar las puertas a la minería y específicamente al yacimiento aurífero más grande hallado en los últimos diez años en todo el mundo, por las consecuencias medioambientales que traería el desarrollo del proyecto.

Esta decisión marcó un antes y un después para la industria minera local, ya que otros 15 municipios de Colombia siguieron el mismo camino de Cajamarca, organizando consultas populares sobre proyectos mineros, lo que ha preocupado a gremios y empresas.

Luego de que la Corte Constitucional de Colombia eliminara la norma que facultaba solo al gobierno para decidir sobre proyectos de exploración y explotación, actores políticos y grupos ambientalistas han promovido consultas en diferentes municipios del país.

Para la industria, estas consultas han provocado “incerteza jurídica” y “falta de regulaciones claras para los inversionistas mineros”, al poner en riesgo a cerca de 20 proyectos mineros en diferentes partes del país.

“Las consultas han generado un alto índice de desconfianza para la inversión, en la medida que los empresarios tienen dudas sobre sus alcances y efecto. Esto ya ha empezado a afectar la inversión y el empleo en aquellos municipios que decidieron hacer uso de la figura”, asegura Santiago Ángel, presidente de la Asociación Colombiana de Minería (ACM).

Frente a este descontento del sector privado, en abril el gobierno decidió tomar cartas en el asunto al anunciar que está trabajando en un proyecto de Ley que presentará al Congreso para evitar los choques o disputas entre autoridades nacionales y locales por proyectos petroleros y mineros, e impedir que las consultas populares prohíban estas iniciativas.

Para el vocero de la ACM, el reciente anuncio del gobierno colombiano es un paso positivo para “trabajar en el tema de la certeza jurídica”, ya que en su opinión ayudará a reglamentar las consultas populares, “porque están afectando la operación y la confianza del país para el inversionista”, según explica.

¿Mejores expectativas?

Pese a este escenario de mayor incertidumbre que denuncian las empresas, la propia industria mantiene proyecciones favorables para la minería colombiana.

Para el presidente de la Asociación Colombiana de Minería, las consultas populares “han generado un alto índice de desconfianza para la inversión”. (Foto: ACM)

De acuerdo a la Agencia Nacional de Minería (ANM) y la Asociación Colombiana de Minería, este año el sector tendrá una reactivación de la mano de cuatro nuevos proyectos que permitirán triplicar la producción de oro. Se trata de las iniciativas Burítica y Gramalote, sumado a dos proyectos auríferos de mediana escala, denominados San Ramón y Cisneros.

“Los empresarios han hecho un esfuerzo por ser cada día más competitivos. Al cierre del 2016 vimos un aumento de producción en casi todos ellos y esperamos mantener esa dinámica este año. Además, estamos viendo la ampliación y construcción de nuevos proyectos que podría sumar rápidamente nueva producción, lo que permitirá la expansión del sector”, explica Santiago Ángel, de la ACM.

El objetivo es que este año se revierta la tendencia negativa de 2016, que terminó con una caída en el valor de las exportaciones mineras y con una baja de la inversión extranjera directa, que tuvo un flujo negativo en el primer semestre de US$50.000.

Para revertir los resultados del año pasado, la industria minera de Colombia pretende seguir desarrollando fuertemente la producción de oro y carbón, además de abrirse a la explotación de cobre, mineral que tiene presencia importante en el denominado Cinturón del Pacífico, considerada una franja estratégica.

De acuerdo al presidente de la ACM, el metal rojo que se encuentra en el proyecto Cobre Panamá –ubicado en el vecino país centroamericano- se extendería también hacia Colombia, lo que confirmaría el potencial de la nación sudamericana en el Cinturón del Pacífico.

“Lo que están suponiendo los geólogos es que ese cinturón de cobre es una realidad y que existiría en Colombia”, destaca Santiago Ángel.

Pero el vocero gremial prefiere ser cauto, pues asegura que antes de potenciar la industria del cobre, el principal reto es aumentar la llegada de capital para fortalecer la operación minera en el país. “En el continente contamos con países como Canadá, Estados Unidos y México que tienen un atractivo de inversión alto, además de vecinos como Perú y Chile que están por encima de Colombia en índice de atracción de inversión minera”, reconoce, confirmando que el espacio para crecer en este ítem es importante.

Así, los gremios mineros se muestran confiados en que lograrán atraer nuevos capitales para el sector en el mediano plazo, pese a la preocupación que han generado las consultas populares en la industria y el propio gobierno.

“De darse las condiciones de inversión, Colombia podría superar los US$ 7.500 millones en los próximos cinco años, tanto por las inversiones de los proyectos de carbón, níquel y oro que ya están en explotación, como los nuevos proyectos, principalmente de cobre y oro”, concluye el presidente de la Asociación Colombiana de Minería.

Revista Nueva Minería & Energía © 2017 All Rights Reserved

Powered by Byacom