Mercado del cobre: Las proyecciones que suben el ánimo

(Foto: Codelco)

(Foto: Codelco)

El consenso entre los especialistas apunta a que hay mejores expectativas respecto del mercado del cobre. Sin embargo, la industria también está preocupada por la reducida cartera de proyectos greenfields que se aprecia de aquí al 2021.

Daniela Tapia
Revista Nueva Minería y Energía
___________

Ya se cumplieron cerca de cuatro años desde que el precio del cobre y los ánimos de la industria comenzaron a declinar en forma importante. Un fenómeno que mermó las expectativas de inversión y el desarrollo de nuevos proyectos y que incidió a la hora de instalar un clima de pesimismo, que se empezó a apoderar en buena parte de los actores del sector.

Pero este año los ánimos son distintos. ¿La razón? Hay mejores expectativas respecto del mercado del cobre. Un escenario más favorable que fue ratificado por la ministra de Minería, Aurora Williams, quien tras participar en la XVI Conferencia Mundial del Cobre organizada por el CRU, sostuvo que el precio del cobre de este año aumentaría en un rango estimado en US$2,50 a US$ 2,55 la libra, cifras que podrían mantenerse en 2018.

La autoridad además, señaló que este mejor panorama está influenciado por condiciones que lo harían sostenible, aunque en el primer trimestre aumentaron las expectativas de déficit en el mercado de cobre refinado, principalmente por restricciones en la oferta.

En este contexto, no todo iría viento en popa. Para Vanessa Davidson, directora del área Copper Research and Strategy en CRU, en lo inmediato, el mercado está dominado por las interrupciones en la oferta de Escondida en Chile, Grasberg en Indonesia y Cerro Verde en Perú, las tres mayores minas de cobre en el mundo que sufrieron paralizaciones a comienzos de este año por conflictos laborales en las dos minas sudamericanas, y diferencias con las autoridades locales, en el caso del yacimiento indonesio.

Y es que la ejecutiva hizo hincapié en que la industria está preocupada por la reducida cartera de proyectos greenfields que se aprecia de aquí al 2021. De hecho, los proyectos a firme suman menos de un millón de toneladas.

“La falta de proyectos es indicativo de la postergación, reducciones y suspensión de nuevas faenas como consecuencia de los menores precios. El resultado que se proyecta es que la producción crezca menos de 1% por año entre 2016 y 2021”, comentó la especialista en el encuentro.

En cuanto a la demanda de cobre de China, actor clave en este mercado, Davidson sostuvo que hay optimismo en que permanecerá robusta este año. De hecho, ratificó que se proyecta un crecimiento de 3%, sostenido por los proyectos de infraestructura que impulsa el gobierno chino, especialmente en materia de electrificación del país.

Y en relación a las perspectivas a más largo plazo, le especialista del CRU planteó que el consenso general es que la industria se encamina hacia un déficit por la falta de nuevos proyectos que incrementen la producción. Pero la pregunta es cuándo se producirá ese déficit.

Volviendo a Chile, las proyecciones oficiales indican que el país podría producir unas 5,94 millones de toneladas de cobre en este ejercicio, lo que significaría un importante incremento en comparación con los 5,54 millones de toneladas anotados en 2016. El pronóstico, además, va en línea con la cartera de proyectos mineros que posee el país, estimada por el gobierno en cerca de US$50.000 millones.

Los principales ejecutivos de las compañías mineras se dieron cita en la Conferencia Mundial del Cobre para analizar el futuro del metal rojo. (Foto: Iván Rodríguez)

Los principales ejecutivos de las compañías mineras se dieron cita en la Conferencia Mundial del Cobre para analizar el futuro del metal rojo. (Foto: Iván Rodríguez)

“Con una condición de mejores precios del cobre, esta producción del metal rojo podría robustecerse, toda vez que iniciativas que quedaron rezagadas y salieron del horizonte de diez años para su materialización, podrían reincorporarse”, afirmó la ministra de Minería, Aurora Williams.

Perú y sus buenas señales

Si Chile tiene buenas perspectivas en cuanto al alza del precio del cobre, en Perú también se avizora un panorama favorable. Es así como de la mano de proyectos como Las Bambas, Toromocho, Cerro Verde y Antamina, en 2016 la producción de cobre de Perú alcanzó un récord de 2,35 millones de toneladas de cobre fino.

Esta cifra refleja un aumento de 38% en la producción de cobre de Perú durante el año pasado, manteniendo una tendencia al alza que podría seguir en los próximos años. Tanto así, que el país apuesta a producir 3,1 millones de toneladas de cobre fino en 2021.

“Ahora estamos en una etapa en la que predominan los proyectos medianos, pero lo que nos interesa es empujar los proyectos más grandes para reactivar la inversión minera desde el 2018”, planteó Gonzalo Tamayo, ministro de Energía y Minas de Perú en el marco de la Conferencia Mundial del Cobre del CRU.

De acuerdo a estadísticas oficiales, la inversión minera en Perú regresó a niveles de la década pasada -cerca de US$4.000 millones-, tras extinguirse la primera ola de megaproyectos como Toromocho, Constancia, Las Bambas y la expansión de Cerro Verde.

Por ahora, las apuestas están enfocadas en la posibilidad de desarrollar el proyecto de hierro Pampa del Pongo, ubicado en Arequipa y avaluado en US$3.000 millones, a cargo del consorcio chino Zhongrong.

“El reto del nuevo gobierno del presidente Pedro Pablo Kuczynski es aumentar la competitividad de la inversión minera en Perú a través de un nuevo enfoque que permitirá simplificar los trámites administrativos, reducir los conflictos sociales y ejecutar proyectos de desarrollo en áreas de influencia de los yacimientos mineros”, afirmó el titular de Energía y Minas de Perú.

Por su parte, México tampoco se queda atrás. Raúl Jacob, vicepresidente de la empresa Southern Copper, del Grupo México, ratificó el buen momento que se estaría comenzando a gestar en la escena minera. De hecho, durante el año pasado, el negocio minero del Grupo México ya había logrado buenas cifras gracias a un incremento de un 21% de la producción, alcanzando las 900 mil toneladas.

Los proyectos de las principales compañías

Las señales de un repunte en el panorama minero también se están reflejando en el desarrollo de los proyectos que están impulsando las principales compañías productoras que operan en Chile. Es el caso de Antofagasta Minerals, que durante el segundo semestre de este año completará la construcción de los proyectos Encuentro Óxidos y la Planta de Molibdeno de Centinela.

De acuerdo a estadísticas oficiales, la inversión minera en Perú regresó a niveles de la década pasada: cerca de US$4.000 millones. (Foto: Codelco)

De acuerdo a estadísticas oficiales, la inversión minera en Perú regresó a niveles de la década pasada: cerca de US$4.000 millones. (Foto: Codelco)

En relación al proyecto de expansión de Los Pelambres-Infraestructura Complementaria, Iván Arriagada, presidente ejecutivo de Antofagasta Plc, afirmó que el estudio de factibilidad de la iniciativa se encuentra terminado y están a la espera de que se tome la decisión para comenzar su construcción, lo que se debiera resolver a fines del presente ejercicio.

Respecto a los proyectos estratégicos de Codelco, el presidente ejecutivo de la compañía, Nelson Pizarro, destacó los avances que han alcanzado las obras. En cuanto al Nuevo Nivel Mina de El Teniente, el ejecutivo señaló que han retomado el desarrollo de la iniciativa dadas las soluciones técnicas que han incorporado, por lo que su puesta en marcha se estima para 2023.

Pizarro también destacó el avance sin tropiezos que ha tenido el proyecto Chuquicamata Subterránea, por lo que ratificó la fecha de inicio que se había manejado hasta ahora: 2019. Finalmente, Traspaso Andina también avanza sin dificultades, aseguró.

Revista Nueva Minería & Energía © 2017 All Rights Reserved

Powered by Byacom