Mejillones se pone en pie de guerra contra la contaminación industrial

El último derrame de hidrocarburos en el muelle de la planta Copec colmó la paciencia de los habitantes de esta comuna al norte de la región de Antofagasta. Vecinos están movilizados y los pescadores se enfrentaron a Carabineros. Mapa de conflictos socioambientales 2018 del INDH identifica al sector como una “zona de sacrificio”.

Mientras todos los ojos están puestos en Quintero, otro conflicto ambiental se registra en el norte del país: se trata de Mejillones, donde la comunidad ha protagonizado una serie de protestas, debido a los reiterados episodios de contaminación que afectan a la zona.

La bahía ubicada a 65 kilómetros al norte de Antofagasta, se vio afectada el fin de semana antepasado por un nuevo derrame de hidrocarburos que afectó a la playa Dos Quebradas, ubicada al norte de la comuna, en el muelle de la planta Copec.

El municipio de Mejillones anunció acciones legales contra quienes resulten responsables del derrame de hidrocarburos. Según Copec, el derrame se produjo mientras “un contratista se encontraba realizando tareas habituales de mantenimiento, la válvula de 2 pulgadas de la línea de petróleo fuel falló. Por causa de lo anterior, se filtró un remanente de producto (la línea se encontraba cerrada, por protocolo, durante la mantención)”.

Sin embargo, los pescadores reclaman que la responsabilidad no sólo es de Copec. “Esta bahía está muerta. La guerra es con todos los industriales no solamente con Copec”, aseguraron.

Al último episodio de contaminación se suma lo ocurrido en septiembre de 2017 en Puerto Michilla, ocasión en que se produjo el vertimiento de ácido sulfúrico en el borde costero, desde las instalaciones de la empresa Minera Michilla S.A., perteneciente al grupo Luksic. En tanto, el 23 de noviembre de 2016 ocurrió un derrame de amoniaco líquido en Mejillones, al desacoplarse el flexible que unía a la nave “Sanko Independence” con el terminal de descarga de Enaex.

Zona de sacrificio
De acuerdo al Mapa de Conflictos Socioambientales 2018 publicado recientemente por el Instituto Nacional de Derechos Humanos, Mejillones es identificado como una ‘zona de sacrificio’.

El informe añade que actualmente, su bahía alberga las centrales termoeléctricas Atacama, dual a gas natural de 396 MW de potencia máxima, propiedad de GasAtacama, y Mejillones, que opera con dos unidades a carbón de 166 MW y de 175 MW respectivamente, y una a gas natural de 250 MW, propiedad de Edelnor. En el 2011, además, comenzaron a funcionar dos nuevas centrales carboneras de 165 MW cada una: la Central Termoeléctrica Hornitos (CTH) y la Central Termoeléctrica Andina (CTA) de E-CL, empresa generadora controlada por IPR-GDF SUEZ Chile. Además, en mayo de 2010 recibió su Resolución de Calificación Ambiental (RCA) el proyecto de Edelnor ‘Infraestructura Energética Mejillones’, consistente en dos unidades carboneras con una capacidad instalada de 375 MW cada una, y un muelle de descarga de combustibles en Mejillones, que tendrá una capacidad de 6.000.000 toneladas al año.

En la zona además operan los puertos de Angamos y Mejillones, la fábrica de explosivos Enaex, Interacid, Cementos Polpaico, entre otras. Desde el 2010 también opera en la zona el Terminal de Regasificación GNL Mejillones de Suez Energy y Codelco.

Fuente: El Mostrador

Revista Nueva Minería & Energía © 2018 All Rights Reserved

Powered by Byacom