Manejo de impurezas: desafío latente

(Foto: Codelco)

Mejorar los aspectos regulatorios en Chile e incluso adoptar medidas en línea con los estándares internacionales, son algunas de las propuestas que plantean expertos para asumir un adecuado manejo de las impurezas en los concentrados de cobre y otros metales.

Camila Morales
Revista Nueva Minería y Energía
_____________

Cerca de 11.928 kilos de toneladas métricas de cobre demandará China este 2017, según datos de Cochilco, lo que equivale a un crecimiento de 2,5% respecto al año anterior. Este aumento en la demanda del gigante asiático permite proyectar cuentas alegres en países exportadores de cobre como Chile.

Sin embargo, el envío de una cantidad tan significativa de metal rojo plantea interrogantes sobre la calidad y el nivel de impurezas que poseen en promedio los concentrados de cobre de la industria minera de Chile, más aún cuando se estima que en 2020 la extracción de arsénico ligada al cobre aumentará en 162.000 toneladas.

Tomando en cuenta este escenario que ya comienza a ser tangible, las empresas del sector trabajan para generar estrategias en base a nuevas tecnologías con el propósito de superar los retos que impondrá un mercado mundial más riguroso respecto al nivel de impurezas que traen consigo los metales.

Así lo confirma Francisca Domínguez, directora de Asuntos Regulatorios de Codelco, quien en el seminario “Minería y Desarrollo Sustentable”, realizado en el marco de la Semana Cesco 2017, manifestó la necesidad de que la industria en Chile trabaje acorde a los estándares más exigentes.

“La industria ha sido bastante activa sobre estos temas. Y eso se da no sólo por el cumplimiento de regulaciones nacionales, sino que también por los mercados a los que accedemos, como Europa, Asia y Norteamérica. Debemos cumplir con las regulaciones que establecen ellos y los organismos internacionales. Por eso hemos trabajado activamente para cumplir de manera consistente”, explicó Domínguez.

Importadores de cobre e impurezas

Si bien es cierto que la industria chilena cuenta con tecnologías y casos prácticos de éxito para el tratamiento del arsénico, antimonio y selenio en las distintas etapas del ciclo minero, las experiencias regulatorias en zonas como Europa, Japón y China, ha puesto en discusión los desafíos sobre las impurezas en los concentrados de cobre que Chile exporta.

Los expertos que participaron del seminario “Minería y Desarrollo”, concordaron en que la industria minera en Chile debe trabajar acorde a los estándares más exigentes en materia de impurezas. (Foto: Iván Rodríguez)

Al respecto, Don Smale, secretario General del Grupo Internacional de Estudios del Cobre (GIEC), precisó en el mencionado seminario que los principales productores de metal rojo, como es el caso Chile, están exportando mayores impurezas en sus productos de cobre. “Es por eso que se necesita más investigación respecto a los contenidos de este metal”, advirtió.

“Europa y Japón son referentes en materia regulatoria. Ellos tienen altos estándares al momento de importar concentrado de cobre. Sin embargo, la mayor parte del concentrado que se está fundiendo y refinando lo hace China, país que está importando casi 30 millones de toneladas de impurezas. Esto ha tenido un impacto significativo tanto para ellos que importan, como para quienes exportan”, señaló Smale.

Respecto a la experiencia de Japón, Taro Kamiya, director, Mining & Metallurgical Technology Division de Jogmec, precisó que mientras Europa es más estricto en la exposición de mercurio, este país asiático tiene los estándares más exigentes del mundo en concentración de arsénico.

Sobre la reutilización de este contenido, Kamiya explicó que en Japón el arsénico se utiliza como material para la construcción. Sin embargo, reconoció que si aumenta la cantidad de esta impureza en el cobre, “el proceso de reutilización puede volverse complejo”.

Revista Nueva Minería & Energía © 2017 All Rights Reserved

Powered by Byacom