Las tendencias en recuperación de agua

Tranque de relaves El Mauro: (Foto: El Dínamo)

Tranque de relaves El Mauro: (Foto: El Dínamo)

Expertos e investigadores abordaron diversas experiencias y realidades sobre la separación sólido/líquido y manejo de relaves en la minería.

Revista Nueva Minería y Energía
Eric Rivera
Desde Viña del Mar
______________

Que la escasez de agua amenaza la factibilidad de algunos proyectos mineros no es un secreto, como tampoco lo es que esta industria debe optimizar y reutilizar lo más posible el recurso hídrico.

La principal vía por donde escapa el agua minera es el relave, pues es muy baja la recuperación desde estas instalaciones, que pierden mucho por evaporación o infiltración. El Catastro de Relaves 2016 de Sernageomin cita 123 relaves activos, que captan entre 1,2 y 1,4 millones de toneladas diarias de pulpa con agua, de la cual los tranques tradicionales no recuperan más del 30%.

Aunque la tecnología de relave en pasta y espesado logra rescatar mucho más que eso, el mismo estudio indica que sólo hay cinco de cada uno de estos tipos en el país, además de nueve relaves filtrados (de material casi seco).

En tanto, se estima que los relaves pierden entre 0.35 y 0.65 m3/Ton, lo que determina un 90% del consumo de agua de la concentradora. Con la idea de explorar tecnologías y métodos para reducir consumos y mejorar la recuperación hídrica, universidades, empresas de tecnología y mineras expusieron sus recientes logros en la materia durante el primer congreso de “Separación Sólido/Líquido y Tratamiento de Relaves” realizado en Viña del Mar.

Con respecto a nuevos materiales, la investigadora británica Manuela Covaciu, de la Pontificia Universidad Católica, dio a conocer una experiencia para crear aceros de alta porosidad (“espumas metálicas”), mediante adición de silica al polvo de acero inoxidable AISI 316L antes de fundirlo. Luego, la silica es removida por lixiviación alcalina, dejando una red de poros de 80 a 400 micras en el metal, que representa de 20 a 72% del volumen.

“Podemos producir materiales de alta porosidad, con una red de poros interconectados, que pueden usarse como medios de filtración en silenciadores, separadores catalíticos y otras aplicaciones que pueden hallarse si la industria se contacta con los investigadores”, señaló.

Y si de nuevas tendencias se trata, la empresa Acquamining apostó por la deshidratación de lodos con su equipo clarificador/deshidratador, que con filtros de telas sumergidos, succiona el agua de los lodos, decantando los sólidos por el fondo.

El gerente de la compañía, Augusto Reijer, explicó que el invento opera por diferencias de presión, aumentando la recuperación de agua con alta eficiencia. Este diseño nacional fue probado en la gran minería y se exportó a Corea, ya que incrementa la recuperación de sólidos con valor comercial desde los lodos, y a la vez, devuelve agua clara para los procesos.

Más aportes

Advirtiendo que falta investigación sobre aditivos para aumentar la velocidad de sedimentación y consolidación de los relaves, y así mejorar la recuperación de agua, el gerente técnico de relaves en DLS Ingenieros, Jaime de la Sotta, también añadió en el marco del encuentro, que la laguna no es lo ideal para acumular agua, siendo preferible un embalse, ya que las pérdidas son menores. “Se debe considerar el uso de coberturas flotantes, pues en promedio se evaporan 10 litros de agua por m2 al día”, comentó el especialista.

Ejecutivos y especialistas asistieron al primer congreso de “Separación Sólido/Líquido y Tratamiento de Relaves” realizado en Viña del Mar. (Foto: Eric Rivera)

Ejecutivos y especialistas asistieron al primer congreso de “Separación Sólido/Líquido y Tratamiento de Relaves” realizado en Viña del Mar. (Foto: Eric Rivera)

Por su parte, Marco Antonio Salazar, de Minera Los Pelambres, dijo que para atender la escasez hídrica, instalarán una planta desaladora, junto con otras medidas como flexibilizar el bombeo de agua con variadores de frecuencia y probar floculantes reológicos. “Buscamos nuevas alternativas y esfuerzos adicionales, para lo cual esperamos el aporte de las empresas proveedoras”, explicó.

También planteó que se debe entender el sistema hidráulico de los procesos, con seguimiento de los consumos y pérdidas para identificar oportunidades hídricas y energéticas como herramienta de planificación, y considerar el proceso del espesador en la gestión total del proceso.
“La planificación minera debe incorporar el consumo de agua, optimizando la recirculación y minimizando las pérdidas”, argumentó el especialista de Minera Los Pelambres.

Mientras que desde la División Ministro Hales de Codelco, Jorge Tapia, superintendente de Calidad y Desarrollo de Procesos de la empresa, dijo que formaron un grupo de tarea para optimizar el agua.

Así, a través de mejoras operativas y proyectos como la clasificación de relaves vía dos hidrociclones que tratan 40 a 50% del flujo total de la planta, se logró un récord de 68 KTPD de tratamiento; además, instalaron dilución forzada o auto dilución Feedwell mediante turbinas.

“Se pueden lograr resultados en condiciones adversas, pero hay que tomar decisiones y atreverse. Es clave la gestión”, señaló, destacando como factor adicional la reciente remotización del control de la mina, chancado, molienda, flotación, espesamiento, tostación y planta de ácido, que hoy se dirigen desde Kairos Mining en Santiago. Una innovación que implicó una inversión de US$ 3,2 millones en sensores para los equipos.

Revista Nueva Minería & Energía © 2017 All Rights Reserved

Powered by Byacom