La hora de la distribución eléctrica

Opinión - Juan Manuel Contreras_foto

Llegó la hora de regular eficientemente la distribución eléctrica. Hay dos cambios necesarios de realizar que han sido identificados desde hace un tiempo: mejorar el proceso de fijación tarifaria y modificar la tasa de rentabilidad regulatoria por un esquema variable calculado para el sector, de manera similar a como se define en los sectores de agua, comunicaciones y gas.

Por Juan Manuel Contreras,
Gerente General CTG Energía y Ex Secretario Ejecutivo CNE
________________

Un diagnóstico de los desafíos del sector eléctrico, posterior a la crisis del suministro del gas natural desde Argentina, los ordenaba en un sentido similar a como se han ido enfrentando.

La urgencia fue sustituir el gas natural, que fluía a Chile por gasoductos desde los pozos trasandinos, por GNL traído por mar, desarrollando terminales de regasificación y almacenamiento que permitieron utilizar las plantas de generación instaladas.

El término de la conectividad que otorgaba la red de gasoductos argentinos, desnudó la precariedad de nuestro sistema de transmisión, que presentaba un alto grado de congestión, lo que dificultaba la expansión de la generación y era una de las causas de los altos costos marginales.

Así surge la segunda urgencia que es desarrollar la carretera eléctrica, incluida la interconexión SIC-SING y, como consecuencia, modificar la regulación de la transmisión en aspectos fundamentales: cómo se planifica su desarrollo, cómo se paga, cambio de la tasa de rentabilidad regulatoria, además de instituir al coordinador único del sistema interconectado; modificaciones que una vez implementadas, deben ser evaluadas y perfeccionadas.

El mejoramiento del segmento generación, apalancado en la carretera eléctrica, en la explosiva disponibilidad de generación ERNC a bajo costo y en el mecanismo de licitaciones, surgió de forma natural como el paso siguiente, incorporando en forma explosiva altos volúmenes de generación intermitente, que define a su vez los próximos desafíos.

Éstos son: regular de manera eficiente el sector del gas, tanto en el desarrollo, uso y pago de los terminales de GNL -tema aún pendiente-, como en actualizar el sector distribución, donde la principal singularidad es definir el correcto precio del gas a la entrada de la red, en un ambiente de integración vertical y baja competencia. A futuro, el desafío es masificar la incorporación de medios de almacenamiento eficiente de energía.

Y ahora, llegó la hora de regular eficientemente la distribución eléctrica. Hay dos cambios necesarios de realizar que han sido identificados desde hace un tiempo: mejorar el proceso de fijación tarifaria y modificar la tasa de rentabilidad regulatoria por un esquema variable calculado para el sector, de manera similar a como se define en los sectores de agua, comunicaciones y gas.

Pero la actualización del sector debe ser integral. Junto a esto, debemos regular el segmento para incorporar eficientemente la tecnología de smart grid en las redes, para que soporte los objetivos nacionales de avanzar en eficiencia energética y de incorporación masiva de generación distribuida.

Revista Nueva Minería & Energía © 2017 All Rights Reserved

Powered by Byacom