Innovación: Casco inteligente

(Ilustración: Fabián Rivas)

Un casco con componentes electrónicos y sensores de última tecnología, que reporta en forma inalámbrica sobre diversas condiciones a las que se expone un trabajador, promete transformarse en algo mucho más completo que un simple elemento de protección personal.

Por Joaquín Ruiz
Revista Nueva Minería y Energía
______________

Probablemente la primera imagen que se nos viene a la mente cuando pensamos en un minero es una persona con casco. Indivisible e indisoluble, el casco forma parte de la esencia de un trabajador de la minería. Una imagen arquetípica de la actividad, casi como el ADN del oficio mismo.

Pero un casco puede ser mucho más que una mera representación visual de un trabajador minero. Es, desde luego, un vital elemento de protección personal y también, una potencial herramienta que puede entregar valiosa información al propio usuario del casco, y también, a su supervisor.

Así al menos lo plantea un innovador proyecto de la empresa Geniot, que desarrolló un casco especial que integra algunos sensores que permiten medir, entre otros indicadores, ruidos, rayos ultravioletas, temperatura, signos vitales y datos relacionados con la utilización del casco propiamente tal.

Bautizado como “SmartHelmet” (casco inteligente), sus creadores aseguran que las funcionalidades de este casco permiten “evitar accidentes y otorgar mayor seguridad al trabajador”.

Nace una idea

El proyecto nació a partir de conversaciones informales que tuvieron Haroldo Vivallo y Álvaro Rivera, dos ingenieros que coincidieron en un magíster en Gestión de Negocios, en la Universidad Autónoma de Chile, en Temuco. “En esas conversaciones relataba mi experiencia como ingeniero constructor e ITO, cuando me tocó ver la exposición de los trabajadores a los riesgos por no usar siempre el casco. También notaba la necesidad de tener siempre a la mano varios elementos como una cámara, huincha, y radio en terreno”, recuerda Haroldo Vivallo, uno de los socios y fundadores de la empresa Geniot.

Después de varias conversaciones entre los dos ingenieros, a fines del año 2015 se decidieron a crear un casco que pudiera incorporar tecnología para aumentar la protección de los trabajadores, pudiendo, por ejemplo, conocer en tiempo real si el trabajador tenía puesto o no el casco.

“En noviembre de 2015, postulé nuestro proyecto a un concurso de Inacap en donde fuimos finalistas, aprendiendo muchas cosas de emprendimiento, lo que nos permitió a finales del 2016 adjudicarnos un capital semilla de Corfo, que comenzó en abril de 2017 y terminó en marzo de 2018. Hoy tenemos un producto en última fase, previo a la producción en serie y próximo a la comercialización”, cuenta orgulloso Haroldo Vivallo.

“Único en Chile”

En Geniot aseguran que su producto es “único en Chile”, aunque reconocen que en otros países existen experiencias similares, como en España, México y Estados Unidos.

Sin embargo, insisten en que se trata de una innovación diferente y “única”, porque se enmarca en el llamado Internet de las Cosas (IOT). “Es decir, cómo logramos que artículos normales se transformen en dispositivos automáticos y en línea, que nos ofrezcan prestaciones para mejorar nuestra calidad de vida”, explica Haroldo.

Con este concepto como eje central de su proyecto, los creadores de Geniot se pusieron a trabajar para diseñar y fabricar un casco industrial, con componentes electrónicos y sensores de última tecnología, que pudiera informar inalámbricamente respecto de las condiciones de exposición del trabajador mediante telemetría de bajo costo y bajo consumo.

Así, lograron que el casco pudiera detectar las condiciones climáticas a las que están expuestos los trabajadores, como la temperatura, la presión y la exposición a rayos ultravioleta, y detectar golpes, caída libre y casco puesto, con información en línea y disponible para gestión, mediante una plataforma web y una aplicación móvil.

En tanto, para un futuro próximo, pretenden incorporar otras aplicaciones tecnológicas al casco de manera que pueda establecer la ubicación permanente de los trabajadores, pudiendo incorporar incluso zonas de restricción en obras, por ejemplo. Del mismo modo, en Geniot planean sumarle otros elementos, como una radio, cámara y un sensor virtual.

“Nuestra empresa nació para transformar un elemento de protección personal, en un componente tecnológico que aumentará la seguridad de los trabajadores en obra. Abordando problemas de hipoacusia (incapacidad de oír normalmente), lesiones en la cabeza, radiaciones UV y golpes por caída de materiales”, resume Haroldo Vivallo, quien comparte una sociedad con el ya citado Álvaro Rivera, además de Cristian Sauturel, como responsables de este “casco inteligente”.

“Esta solución está diseñada para cualquier industria y desde un principio pensamos que nuestro nicho meta, por la preocupación y estándares en la prevención, era la industria minera. No obstante, nuestro equipo es de Temuco y nuestro know how es la construcción. Por ello decidimos comenzar por esta industria, con la visión de escalar a corto plazo esta solución a la minería y otras industrias que lo requieran”, asegura Haroldo.

Estamos ciertos que nuestro producto es el futuro de los cascos de cualquier industria. Hemos realizado una verdadera revolución en un elemento de protección personal. El casco industrial casi no ha cambiado nada desde su invención en 1919. Pero nuestro desarrollo transforma este elemento pasivo, en un implemento activo en la protección de los trabajadores en tiempo real, aumentando su protección y permitiendo gestión en el momento, con lo cual prevenimos accidentes, exposiciones a enfermedades laborales y mejoras en el desempeño”, concluye Haroldo Vivallo.

Revista Nueva Minería & Energía © 2018 All Rights Reserved

Powered by Byacom