Gremios mineros: Marcando la pauta en año electoral

(Ilustración: Fabián Rivas)

Sonami, Consejo Minero, y Aprimin, además de la entidad público-privada Alianza Valor Minero, han elaborado propuestas que abordan los principales desafíos de la industria minera, junto con fortalecer al sector, en un año marcado por las elecciones presidenciales.

Por Camila Morales
Revista Nueva Minería y Energía
________________

Pese a que la minería todavía siente los efectos del fin del superciclo del cobre y de la desaceleración generalizada que se dejó sentir en la industria en los últimos dos años, el primer semestre de 2017 ha estado marcado por cierto optimismo. Al menos, hay coincidencia en que el repunte, aunque lento, ya comenzó.

Un dato que lo acredita es el alza en la estimación del precio del metal rojo para el 2017 por parte del Ministerio de Minería en el mes de abril, elevando su proyección del valor promedio desde los US$ 2,40 a US$ 2,50-2,55 la libra de cobre.

Sumado a esta mejor proyección, el hecho de que el superávit comercial de Chile alcanzó los US$2.493 millones en el primer semestre de 2017, impulsado principalmente por el gradual repunte de los envíos liderados por el cobre; habla de los cambios favorables que vive el sector.

Si a este contexto se suma el movido debate político que atraviesa el país con las elecciones presidenciales como protagonistas, este 2017 podría definirse como un periodo clave para la industria minera. Bien lo saben las entidades gremiales del sector que han querido marcar la pauta en este año electoral.

“El panorama ha tendido a mejorar debido a un precio del cobre más vigoroso, pero en ningún caso con señales de estar frente a un nuevo súper ciclo. Estas perspectivas para el precio sugieren que lo que suceda con nuestra industria minera va a estar determinado no por factores externos, sino principalmente por las acciones que adoptemos en el país”, aseguran desde Consejo Minero.

Es por eso que por medio de distintos informes con ideas que buscan mejorar los índices de productividad, inversión y desarrollo tecnológico del sector, entre otras propuestas; tanto el Consejo Minero, como Sonami, y Aprimin, además de Alianza Valor Minero, han querido poner sobre la mesa sus planteamientos e incidir en el debate.

Los focos de interés

Rentabilidad, productividad y sustentabilidad son los ejes principales de las propuestas, lo que va en línea con algunos de los temas más importantes que han preocupado a la industria en los últimos años. Un período marcado por mayores costos operativos y un bajo rendimiento en las operaciones.

“Desde hace un tiempo a la fecha se viene hablando en la industria de la creciente necesidad de conseguir un aumento sostenido en la productividad en la minería, tema de alta importancia para nuestro sector y que hoy en día tiene una prioridad estratégica en nuestro accionar gremial”, señala el informe presentado en junio pasado por la Asociación de Proveedores Industriales de la Minería, Aprimin.

De manera específica, la entidad que representa a los proveedores mineros incorpora 35 propuestas de mejora de la productividad a largo plazo, centradas en cuatro ámbitos: acreditación, seguridad, planificación de la gestión del mantenimiento y gestión de los recursos.

Bajo esta matriz, Aprimin propone incorporar sistemas operativos de gestión eficaces, los que se orientan a liberar eficientemente a las personas y los recursos; priorizar la eficiencia operacional y el desarrollo de capacidades de las personas, fomentando el trabajo estandarizado y la ejecución disciplinada de los procesos; y promover la innovación y la adopción de tecnologías.

Pascual Veiga, presidente de Aprimin; Roberto Lecaros, del Comité de Productividad Aprimin; Erich Schnake, subsecretario de Minería; y Joaquín Villarino, presidente Ejecutivo del Consejo Minero, durante el lanzamiento del informe elaborado por Aprimin. (Foto: Aprimin).

Por su parte, Sonami presentó un documento que, entre otros objetivos, pretende profundizar las experiencias sectoriales para maximizar el impacto de la productividad laboral de la faenas.

“Al ser 2017 un año electoral, Sonami ha decidido realizar un análisis del desarrollo de la minería en los últimos años y de sus posibilidades futuras. Ello, con el objetivo de promover acciones que permitan aprovechar esta nueva oportunidad de potenciar el sector en beneficio del país y de todos aquellos actores vinculados”, afirmó el presidente del gremio, Diego Hernández.

De acuerdo a los planes de Sonami, se espera entregar a los equipos programáticos de las distintas candidaturas presidenciales el documento que tiene como título “Fundamentos y Desafíos para el Desarrollo Minero”, con el fin de posicionar el desarrollo del sector a nivel político.

Además del tema laboral, Sonami también propone cambios a nivel energético, de recursos hídricos, exploración y propiedad minera, y a nivel regulatorio, recalcando que se debe contar con “reglas atractivas, claras, transparentes y estables, tanto en materias mineras, como tributarias, ambientales y laborales”.

Otro punto que llama la atención del documento de Sonami es que propone un mayor desarrollo de la minería en la zona central, tomando en cuenta que “el 50% de los recursos se encuentran allí”, según explica. Esta propuesta apunta a un “cambio de visión” de la minería nacional hacia el 2030, señala el informe.

Mirar atrás para avanzar

Para el Consejo Minero, rescatar lo aprendido en “instancias colectivas” es fundamental para avanzar en el desarrollo del sector. Por ello, desde la asociación que reúne a las principales empresas de la gran minería destacan el aporte del Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo, la Comisión Nacional de Productividad (CNP), y el Consejo de Competencias Mineras (CCM), entre otras.

“Habiendo participado activamente estos años, en las que a nuestro juicio son instancias colectivas relevantes donde se han trabajado diversos aspectos vinculados a la minería, creemos poder aportar al debate de un país que todos queremos construir”, señala el documento del Consejo Minero.

Entre los temas que aborda el documento del gremio destacan, entre otros, la innovación, las buenas prácticas regulatorias, exploración y concesiones que apunten a una mayor inversión, cambios legales en energía eléctrica, aspectos legales vinculados a los paros fuera de la negociación colectiva, y resolución de controversias y permisos para grandes proyectos.

Respecto a este último punto, el Consejo Minero destaca en su informe el trabajo realizado por Alianza Valor Minero (AVM), entidad público-privada que también prepara una propuesta formal para destrabar grandes proyectos de inversión, mediante mecanismos de mediación que buscan resolver controversias y evitar la judicialización.

Pese a que el documento formal que prepara AVM será entregado al gobierno a fines de año, la propuesta que apunta a transformarse en una política pública ya ha sido difundida durante las últimas semanas, periodo clave para captar la atención de los equipos programáticos de los candidatos presidenciales.

Entre las propuestas que plantea AVM se encuentra la realización de una consulta socioeconómica que sea coherente con la consulta indígena y ambiental. Asimismo, el mecanismo incorpora una certificación de los actores que concurren al diálogo, los que deben cumplir con ciertos deberes de representación que los comprometa en los procesos.

De esta manera, AVM se suma al Consejo Minero, Aprimin y Sonami con una serie de propuestas formales que esperan abrir un nuevo camino de acción para esta industria. El objetivo es claro: aumentar el grado de influencia del sector en la discusión de los ejes programáticos de las candidaturas presidenciales, ya que se sabe que, al menos hasta ahora, la minería no figura con un rol relevante en la pauta de temas de los aspirantes a La Moneda.

Revista Nueva Minería & Energía © 2017 All Rights Reserved

Powered by Byacom