Grandes mineras rompen tendencia: inversiones por primera vez al alza en tres años

Codelco destinó mayores recursos por US$ 400 millones, mientras la industria privada se mantuvo.

En 2013, la gran minería privada del cobre, oro y las estatales alcanzó el mayor monto de inversión anual de que se tenga registro: US$ 15.027 millones. Desde ahí, por el fin de la construcción de nuevas iniciativas, así como por el efecto de una baja en el precio del cobre, los desembolsos anuales comenzaron a caer de manera sistemática.

Sin embargo, según el anuario del sector elaborado por Cochilco, en 2017 la inversión quebró la tendencia y volvió a subir, cerrando en US$ 7.259 millones, un alza respecto de los US$ 6.893 millones del ejercicio anterior.

La diferencia entre un año y el otro se explica fundamentalmente por los gastos que realiza Codelco, empresa que pasó de invertir US$ 3.014 millones en 2016 a US$ 3.411 millones en el último registro.

El indicador que agrupa a las 20 mayores faenas de cobre -Collahuasi, Escondida, Anglo Américan Sur, Pelambres, Lumina Copper y Sierra Gorda, entre otras-, se mantuvo estable en torno a los US$ 3.700 millones en los años 2016 y 2017, lejos de los entre US$ 8.000 millones y US$ 9.000 millones registrados entre 2012 y 2014.

Sin embargo, hubo cambios en la composición. Esto porque se vio una baja importante en las inversiones de Escondida, pasando de US$ 1.525 millones en 2016 a US$ 874 millones en este último ejercicio, explicado porque la faena operada por BHP terminó un ciclo importante de inversiones con una nueva concentradora, entre otros proyectos.

Como compensación, Collahuasi subió su inversión de US$ 266 millones a US$ 438 millones; Candelaria -de la canadiense Lundin Mining- pasó de US$ 104 millones a US$ 321 millones, y Quebrada Blanca de Teck, de US$ 70 millones a US$ 132,8 millones.

Las mineras enfocadas en el oro totalizaron inversiones por US$ 134 millones, una leve baja respecto de los US$ 153 millones del ejercicio anterior.

Costos no aflojan
Un tema que no da respiro es la presión de los costos, pese a que las empresas han impulsado planes para contenerlos.

Según el índice de costos totales unitarios del anuario de Cochilco, que incluye gastos totales de la producción vendida, luego de una baja importante entre 2015 y 2016, al 2017 hay un estancamiento, aunque las 10 mayores faenas privadas lograron un avance en esta materia al medirlas como grupo sin Codelco.

Fuente: Diario Financiero

Revista Nueva Minería & Energía © 2018 All Rights Reserved

Powered by Byacom