Exploración en Chile cae por segundo año consecutivo y expertos prevén que no repuntará antes de 2016

Exploración minera baja en el ranking de exploración minera

Chile atrajo inversiones por US$ 706 millones el año pasado, un 23% menos que en 2013. De todas formas, el país concentró el 12% del presupuesto anual de las principales compañías de exploración a nivel mundial.

La exploración minera en Chile ha conocido mejores días. En 2012 el presupuesto anual llegó a US$ 1.075 millones, cifra que desde entonces ha estado bajando hasta alcanzar los US$ 706 millones el año pasado. En dos años, la cifra ha caído un 34% según datos de SNL Metals&Mining. El año pasado, además, fue el nivel más bajo de recursos en los últimos cuatro años (ver infografía).

“Las grandes compañías ( majors ) han visto una fuerte alza en sus costos, por lo tanto están concentradas en rentabilizar sus operaciones diarias. Frente a ello, han recortado los presupuestos para actividades que no les entregan retornos en el corto plazo, y una de ellas es la exploración”, señala Rafael Donoso, gerente general del fondo de inversión de exploración minera de Asset Chile.

Según el último catastro de empresas exploradoras de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), Codelco bajó su presupuesto de exploración un 11%, mientras que Barrick lo hizo un 30%, BHP Billiton un 48% y FMI un 51%, por ejemplo. Como sector, la gran minería disminuyó su presupuesto en 2014 un 21% respecto del ejercicio pasado.

Una contracción que termina por afectar a toda la industria, ya que las majors son los principales compradores de proyectos mineros cuando hay descubrimientos. “En este minuto necesitas de algo muy bueno para que una empresa grande te compre”, advierte Ignacio del Río, socio y gerente general de Minería Activa, firma que maneja tres fondos de inversión de exploración.

Escenario sin precedentes

Con el actual escenario, las más afectadas son las empresas pequeñas, que disminuyeron su presupuesto en un 30%, según el informe de Cochilco. “Las compañías juniors dependen mucho del mercado porque están constantemente tratando de levantar financiamiento, el que ahora es escaso por la coyuntura de la industria”, explica Donoso.

La forma de trabajo de las juniors , que no tienen operaciones de minería, es conseguir financiamiento, comenzar la exploración y cuando hay un hallazgo, venderle el proyecto a una compañía major para que siga con la tarea. Otra opción es comprar el proyecto con un descubrimiento, para luego ofrecerlo en distintas bolsas del mundo, por ejemplo la de Toronto o la de Australia.

“Las compañías juniors están sin liquidez, por lo que muchas no están comprando proyectos. No estamos en un minuto de la industria expansivo (…) No está cerrada la industria pero está mucho más difícil, la vara está más alta”, indica Del Río. Minera Activa, por ejemplo, tiene actualmente cinco proyectos con descubrimientos abiertos al mercado.

A juicio de Raúl Dagnino, gerente general de la firma de sondaje minero Terraservice, el actual escenario no tiene precedentes: “No se había dado en el mercado que ambos actores, majors y juniors , redujeran tanto sus actividades en el mismo tiempo y esa es la causa de la profunda caída de la actividad”.

Las empresas medianas no han parado, advierte Andrés Definis, gerente de Geología de Minera Mantos de la Luna, actualmente con dos proyectos en explotación y cinco en diferentes fases de exploración. “La mediana minería tiene que renovar continuamente su inventario de recursos y reservas. Dejar de explorar sería fatal, por lo que muchas firmas en este ciclo de baja concentran sus actividades exploratorias en zonas menos riesgosas, cercanas a yacimientos ya conocidos o en producción”.

De todas formas, Definis advierte que también hay una contracción en este sector: “Los proyectos de exploración marginales y/o que requieran de mayores estudios serán pospuestos”, advierte.

Chile, el destino más atractivo

Pero no todo es negativo. El año pasado, Chile fue el país que concentró el mayor interés de las 39 principales compañías de exploración a nivel mundial, abarcando un 12% de sus presupuestos: US$ 516 millones de un total de US$ 4.300 millones. Con esto, dejó atrás a destinos como Canadá (10%) y Australia (8%), según SNL Metals&Mining.

Los distintos fondos de inversión de exploración minera también están buscando dónde colocar sus dineros. Asset Chile, por ejemplo, está financiando cuatro proyectos en etapa de sondaje y este año piensan iniciar unos dos más.

El mercado de la maquinaria de perforación también sigue andando. AC Perforaciones tuvo meses en que la tasa de ocupación de sus máquinas fue de un 80%, aunque otros donde llegó al 30%. “A pesar de la crisis siguen llegando empresas nuevas y eso indica que el problema no es solo chileno, sino mundial. Las firmas que llegan son de mercados como el de Canadá o Australia, que han sentido el golpe mucho más fuerte”, señala Ronald Ambler, gerente general.

A nivel mundial, el presupuesto en exploración ha caído un 30% entre 2014 y 2013 llegando a US$ 10.700 millones, según los datos de SNL. En Chile, la cifra fue de -23%. Con menor actividad y una competencia creciente, las empresas de sondajes han visto una fuerte caída en sus tarifas de arriendo de maquinaria. Según los cálculos de Ambler, han bajado en promedio un 30% desde 2012. “Las condiciones están muy atractivas para invertir porque con el mismo capital ahora puedes explorar mucho más que hace dos años. Además, las condiciones de entrada para negociar con las empresas juniors están siendo mejores, pues hay muy poco inversionista interesado”, señala Rafael Donoso.

Ignacio del Río tiene la misma filosofía: “Estamos en un ciclo bajo de la industria y es el momento para posicionarse y trabajar, para poder salir al ciclo alto con tremendos retornos”. ¿Cuándo llegará el ciclo alto? Nadie lo sabe, pero hay coincidencia en que las cosas debieran comenzar a mejorar recién en 2016. “Este año no va a tener grandes alzas y el próximo vamos a ver un repunte muy leve. La mejora más clara debiera verse hacia 2017”, señala Ambler. Donoso también espera que los cambios no lleguen a corto plazo. “El proceso de ajuste debiera continuar al menos este año y el próximo. De haber cambios significativos, se verían recién en la segunda mitad de 2016 o ya directamente en 2017”, dice.

Fuente: El Mercurio

Revista Nueva Minería & Energía © 2017 All Rights Reserved

Powered by Byacom