• Indicadores Económicos:
  • Dólar $: 660.48
  • UF $: 27616.22
  • IPC %: 0.5
  • EURO : 745.97
  • UTM $: 48353
  • Libra de Cobre $: 2.93 dólar

ERNC: ¿de paso o llegaron para quedarse?

16 marzo, 2016
Ramón Galaz foto_web

Ramón Galaz foto_web“Si se logran manejar adecuadamente algunas amenazas que enfrenta este mercado, es posible asumir que la participación de las ERNC aumentará significativamente en los próximos dos o tres años e incluso podría llegar a triplicarse en un plazo cercano a los diez años”.

Por Ramón Galaz,
Gerente General Valgesta Energía
____________________________

El 2015 fue un año importante dentro del proceso de consolidación de las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) en nuestro país. Por una parte, estas tecnologías aumentaron su participación en la matriz nacional con un aporte de 5.879 GWh, equivalentes al 8.2% del total de la energía total producida, porcentaje que además se encuentra por sobre la obligación establecida para este año en la ley, tal como ha venido sucediendo desde el inicio de su aplicación en 2010.

Adicionalmente, las ERNC tuvieron un importante rol en los procesos de licitación de las empresas distribuidoras, en diciembre de 2014 y octubre de 2015, adjudicándose bloques de energía equivalentes a 2.915 GWh y 1.200 GWh respectivamente, a precios promedios de 102 US$/MWh y 79.3 US$/MWh, los que resultaron ser cerca de un 30% más bajos que los precios adjudicados en procesos inmediatamente anteriores.

Frente a esta situación, cabe preguntarse si esta evolución que han mostrado las ERNC se mantendrá en el tiempo o sólo se trata de un hecho puntual que obedece a situaciones coyunturales del mercado como lo fueron los altos precios de energía, períodos extensos de sequía y baja en los costos de inversión de estas tecnologías.

Todo indica que no se trataría de algo coyuntural, sino más bien estructural. En efecto, al analizar las condiciones actuales y futuras de este mercado es posible encontrar razones suficientes como para pensar que el aporte de las ERNC se incrementará, al menos en el corto plazo.

En primer lugar, se espera que sus costos de inversión sigan con una tendencia a la baja, quizás no con la fuerza que hemos visto en los últimos años, pero si a tasas que permitan una baja de estos costos de entre un 5% y 10% en los próximos cinco años, según estiman diversos analistas.

Adicionalmente, existe una cartera de proyectos con calificación ambiental favorable que supera los 18.000 MW en el sistema, y si bien no es posible afirmar que todos ellos se concretarán, sí es razonable asumir que al menos una parte, aunque sea menor, sí lo hará. Finalmente, y quizás lo más importante, está el hecho de que a la capacidad instalada existente se deben agregar los proyectos que se encuentran actualmente en construcción, que suman cerca de 2.815 MW. Sólo estos últimos estarían en condiciones de producir del orden de 5.800 GWh al año, lo que duplicaría su aporte actual.

En consecuencia, y si se logran manejar adecuadamente algunas amenazas que enfrenta este mercado que esta columna no analiza, es posible asumir que la participación de las ERNC aumentará significativamente en los próximos dos o tres años e incluso podría llegar a triplicarse en un plazo cercano a los diez años, mostrando así que las ERNC no están de paso, sino más bien llegaron para quedarse.

Noticias Relacionadas