• Indicadores Económicos:
  • Dólar $: 662.27
  • UF $: 27625.4
  • IPC %: 0.5
  • EURO : 743.62
  • UTM $: 48353
  • Libra de Cobre $: 2.97 dólar

Enel pone a Argentina en foco de inversión orgánica y sigue mirando a Brasil para compras

1 diciembre, 2017
argentina

El plan estratégico 2018-2020 de la firma considera US$ 5.200 millones para crecimiento y mantención en los cuatro países donde opera.

Mientras Brasil seguirá concentrando el interés de Enel en lo que a compra de activos se refiere, el cambio en las condiciones de mercado y precios en Argentina, han posicionado a ese mercado en el foco de la inversión orgánica que la italiana tiene previsto ejecutar en el marco de su plan estratégico 2018-2020.

Transcurridos algunos días desde la presentación global de este programa, en Londres, la compañía comenzó a detallar lo que tiene previsto para cada una de las regiones donde opera. Ayer fue el turno de Enel Américas, la filial de la que depende el negocio en Brasil, Argentina, Perú y Colombia.

En este caso, el capex total que se proyecta ejecutar en este período ascenderá a US$ 5.200 millones, de los cuales el 60% será destinado a crecimiento y el resto a mantención.

Lo que se explicó a analistas es que el 85% de los US$ 3.200 millones correspondientes a la primera categoría se destinará a redes e infraestructura, siendo sólo 5% lo que será destinado a generación, mientras que el 9% irá al desarrollo del mercado libre.

En mantención la proporción será similar, porque el 65% de los

US$ 2.100 millones contemplados será ejecutado en redes. La perspectiva de la eléctrica es incrementar el peso de las ventas de energías a clientes libres, replicando la tendencia que se está dando en Chile, con la migración de grandes consumidores desde el régimen regulado al mayorista.

Tras encabezar este encuentro, el gerente general de Enel Américas, Luca D’Agnese, detalló que aunque la atención de la empresa seguirá puesta en Brasil, porque es un mercado que les ofrece mayor espacio para crecer, porque su participación es menor respecto del resto de la región, Argentina se reposicionó con fuerza en su cartera de inversiones para los próximos tres años.

“En Brasil el foco está en las oportunidades de adquisición más allá de los planes establecidos, mientras que el foco de crecimiento orgánico está en Argentina, porque es un país donde el negocio se ha vuelto mucho más rentable, por el efecto de las reformas tarifarias. Es un salto importante y eso amerita que el foco del crecimiento orgánico este allí”, explicó.

El ejecutivo precisó que el país vecino captará el 25% del capex proyectado y la ejecución estará centrada en recuperar los niveles de calidad de servicio del negocio de distribución. “Antes este era un mercado donde habíamos tratado de mantener la inversión al mínimo y ahora Argentina se pone firmemente al centro de nuestra cartera de países, como un mercado que tiene un peso absolutamente relevante”, añadió.

La proyección apunta a un rebalanceo del aporte de estos cuatro países al Ebitda de esta filial, con lo cual la nación trasandina pasaría del 10% a un rango en torno al 25%.

Brasil y Colombia

D’Agnese explicó que para mediados de 2018 esperan novedades en la privatización de brasileña Eletrobrás. En ese caso miran con atención la posibilidad de hacerse con activos de distribución aledaños a la operación que Enel Américas tiene en Fortaleza, estado de Ceará.

En paralelo dice que están atentos a lo que podría ocurrir con otros operadores privados, ya que en Brasil se está dando un proceso de consolidación de la distribución eléctrica que en ese país está muy fraccionada con actores que tienen participaciones que no superan el 15% a 20% del mercado, mientras que en otros países de la región, como Chile, Enel Distribución, por ejemplo, tienen el 30% del mercado, plantea, lo que hará que cuatro o cinco operadores se posiciones como los líderes de ese segmento en el gigante latinoamericano.

“Brasil es el mercado donde tenemos más espacio para crecer, porque representa el 60% ó 70% del PIB de los cuatro países donde estamos, es decir, tiene más de la mitad del potencial económico del área donde operamos, pero en la actualidad representa el 30% de nuestro negocio, lo que deja en claro que tenemos mucho más espacio para crecer”, puntualiza.

Aunque no en el corto plazo, en Colombia está otra de las aspiraciones de la filial de la italiana, que espera incrementar las participaciones que tiene en la distribuidora Codensa (48,1%), que abastece a Bogotá y otros 103 municipios y donde su socio es el municipio capitalino, y la generadora Emgesa (48,5%), el principal actor de ese sector en la nación cafetera, donde también participan la Empresa de Energía de Bogotá y accionistas minoritarios.

En lo inmediato, añade D’Agnese, el foco de inversión en este último país estará en las redes, para aprovechar el nuevo marco regulatorio, que reconoce en tarifas la inversión de cada año realizan los operadores. “El retorno de este negocio en Colombia es más alto de la región”, apunta.

La meta de Enel para el negocio en estos cuatro países es duplicar el Ebitda a 2020, pasando de los

US$ 2.900 millones que se proyectan para este año, hasta US$ 4.600 millones al cierre del plan estratégico recién anunciado.

Fuente: Diario Financiero

Noticias Relacionadas