• Indicadores Económicos:
  • Dólar $: 665.12
  • UF $: 27565.76
  • IPC %: 0.1
  • EURO : 754.7
  • UTM $: 48353
  • Libra de Cobre $: 2.94 dólar

El sello japonés en minería

1 enero, 2019
Japón minería

(Montaje digital: Fabián Rivas)

En los últimos seis años Japón se ha convertido en uno de los países asiáticos con mayor cantidad de capitales invertidos en Chile. Y el sector minero asoma como uno de los principales focos de atracción en esta materia.

Por Daniela Tapia

Revista Nueva Minería y Energía

______________

Japón es una de las grandes potencias económicas del mundo junto con Estados Unidos y China. Tras el término de la Segunda Guerra Mundial, el país asiático ha seguido un sorprendente camino hacía el desarrollo, logrando una enorme industria tecnológica, automotriz y de productos manufacturados.

Ya en julio de 1981, el periódico El País de España reseñaba que “en la actualidad, la mitad de los robots que existen en el mundo están localizados en Japón, una cuarta parte en Estados Unidos y el resto en los demás países industrializados”.

Hoy la nación asiática tiene la tercera parte de los robots industriales a nivel mundial y es uno de los países, donde las empresas realizan grandes inversiones en I+D en el área de la robótica. No sólo eso. Sus productos gozan de una destacada presencia en el plano internacional. Marcas como Toyota, Nissan, Isuzu, Sony, Panasonic y Fujifilm dan cuenta de ello.

El desarrollo económico también es una de sus cartas de presentación más importantes. Actualmente Japón vive el período de expansión más duradero desde la racha de crecimiento que se vio interrumpida de 1986 a 1989.

Las razones que explican este buen ciclo se debe a dos factores fundamentales: un favorable contexto mundial y una política impulsada por el gobierno del primer ministro Shinzo Abe que comenzó en 2012 y que se conoce como “Abenomics” basada en tres pilares principales: expansión monetaria, estímulo fiscal y reformas estructurales.

Pero su éxito en los más diversos campos también se atribuye a la relación que el país nipón ha construido con otras latitudes. Chile no es la excepción. Sus vínculos se remontan hacia 1867, año en que un barco japonés, en busca de nuevas rutas comerciales, desembarcó en Punta Arenas.

Treinta años más tarde, y gracias a que se establecieron los primeros contactos oficiales, Chile y Japón firmaron en 1897 el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación, lo que marcó el comienzo de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

De ahí en más, en estos 120 años de relaciones, los acercamientos han ido en aumento, y en la última década se formaron vínculos como el Acuerdo de Asociación Económica Estratégica (AAEE), el Tratado de Libre Comercio (TLC); además del Acuerdo de Libre Comercio (EPA).

Estas alianzas contribuyeron a que el 2014 Chile fuera el tercer socio comercial latinoamericano de Japón; hecho que se reflejó en la visita del primer ministro, Shinzo Abe, ese mismo año en suelo nacional.

Minería, eje de atracción

En los últimos seis años Japón se ha convertido en uno de los países asiáticos con mayor cantidad de capitales invertidos en Chile. Según la Agencia de Promoción de la Inversión Extranjera, en el año 2015 las inversiones japonesas en Chile se concentraron en el sector minería y servicios a las empresas, radicando los capitales principalmente en las regiones de Antofagasta y Valparaíso.

A su vez, entre las oportunidades de negocio que ofrece Chile a Japón para atraer mayor inversión se encuentra la innovación en minería, el mapeo geológico del país y el desarrollo del mercado del litio.

En este contexto destaca Jogmec -símil de Corfo en Chile-, una entidad japonesa que ha colaborado fuertemente con la industria minera chilena y que ha trabajado con Codelco, Enami y Sernageomin en un esquema de cooperación técnica, además de colaborar con Cochilco en reuniones con empresas japonesas, con el fin de incentivar su llegada al país.

Pero además de este sector y otras exportaciones consolidadas, como el vino y el salmón, Chile también puede ofrecer servicios como las tecnologías de la información en el área financiera e, incluso, videojuegos, que pueden resultar interesantes para Japón.

Asimismo, ambos países comparten, entre otras materias, el estándar para la televisión digital, a la vez que mecanismos de cooperación para la prevención y reducción de desastres naturales.

Con estas iniciativas por delante, tanto Japón como Chile esperan fortalecer su alianza de cooperación a través de varios proyectos e ideas en los ámbitos más diversos. Una apuesta donde el sector minero seguirá cobrando protagonismo a la hora de potenciar las inversiones.

Noticias Relacionadas