Dominga, luz roja para un proyecto polémico

Maqueta proyecto Dominga. En la imagen, la zona portuaria. (Imagen: Andes Iron)

Maqueta proyecto Dominga. En la imagen, la zona portuaria. (Imagen: Andes Iron)

Rechazado recientemente por la Comisión de Evaluación Ambiental de Coquimbo, desde que comenzó a gestarse en 2009, el proyecto minero Dominga ha generado resistencia en la zona en la que se ubicará debido al impacto ambiental que podría provocar. Pero no sólo ha tenido que enfrentarse a este conflicto. Recientemente ha estado en la mira por la participación del ex Presidente Sebastián Piñera en su gestión, hecho que está siendo investigado.

Daniela Tapia
Revista Nueva Minería y Energía
_____________________________

 

En un verdadero engranaje de enredos, cuestionamientos y revelaciones se encontraba el proyecto minero Dominga, de propiedad de Andes Iron, antes que fuera rechazado a inicios de marzo por la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región de Coquimbo, en una estrecha y polémica votación.

Si bien la iniciativa ya había generado cierta polémica por algunos cuestionamientos de organizaciones ambientales, en las últimas semanas acaparó portadas de los medios de comunicación luego que se dieran a conocer algunos antecedentes que vinculan al ex Presidente Sebastián Piñera en la génesis de este proyecto minero-portuario. Un polémico aspecto que le agregó aún más tensión a la esperada sesión que debía aprobar o rechazar la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) del proyecto el pasado 9 de marzo.

El estrecho resultado de la votación (un empate a 6 votos dirimido por el intendente regional, Claudio Ibáñez, quien ratificó el rechazo), no hizo más que confirmar las diferencias que genera el proyecto, ubicado en una zona reconocida mundialmente por su rica biodiversidad.

Entre los argumentos que se esgrimieron para rechazar el proyecto destacó precisamente la ubicación de Dominga, en la comuna de La Higuera, donde vive el 80% de la población mundial del pingüino de Humboldt y otras especies en peligro de extinción.

De esta manera, el proyecto impulsado por la empresa Andes Iron -ligada a las familias Délano Méndez (75%), Garcés Silva (14%) y ejecutivos de la compañía (11%)- sufrió un duro revés tras más de tres años y medio de evaluación ambiental, cuatro rondas de consultas y un informe favorable del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de Coquimbo, que recomendaba aprobar la iniciativa.

“Esta es una votación histórica. Le queremos dar tranquilidad a la ciudadanía que aquí las instituciones funcionan”, dijo el intendente Ibáñez, tras la tensa y reñida votación que le correspondió dirimir. Sin embargo, su rol fue cuestionado por partidarios del proyecto, que incluso acusaron “presiones políticas” de parte del gobierno. “La sensación de la región es que esto se vio muy contaminado políticamente”, aseguró el diputado por la zona, Matías Walker (DC).

“Nos llama profundamente la atención esta discrepancia entre el SEA y las opiniones de los seremis (que rechazaron el proyecto). No obstante la respetamos. Vamos a apelar, y creemos que vamos a ganar”, dijo el gerente General de Andes Iron, Iván Garrido, confirmando que recurrirán al Comité de Ministros para intentar revertir el rechazo al proyecto.

Así, será esta instancia presidida por el ministro de Medio Ambiente, e integrado además por los titulares de Salud, Economía, Agricultura, Energía y Minería, la que deberá resolver el futuro de Dominga. Y cualquiera sea el resultado, las partes podrían insistir posteriormente antes los tribunales ambientales.

El proyecto minero Dominga ha generado resistencia en la zona en la que se emplazará producto del impacto ambiental que podría provocar. (Foto: Andes Iron)

El proyecto minero Dominga ha generado resistencia en la zona en la que se emplazará producto del impacto ambiental que podría provocar. (Foto: Andes Iron)

Enredos políticos

Poco antes que se confirmara el rechazo de la RCA del proyecto, Dominga ya había generado ruido por los posibles vínculos del ex presidente Sebastián Piñera con el proyecto. De acuerdo a un reportaje difundido por Radio Bío Bío, la iniciativa habría sido manejada en sus inicios por el ex mandatario en conjunto con su familia a través de un Fondo de Inversión Privado (FIP) llamado Mediterráneo.

Si bien el ex mandatario no formaba parte de la administración del FIP Mediterráneo, sí habría participado en su propiedad y en la sociedad que lo gestionaba. Todo esto en momentos en que Piñera frenó la construcción de la central termoeléctrica Barrancones en 2010, ubicada en la cercanía de la minera.

Frente a este hecho, el gerente general de Andes Iron, Iván Garrido, fue enfático al señalar que “es muy probable que Piñera nunca haya sabido” del proyecto, añadiendo que las “dudas legítimas” respecto a los conflictos de interés que tendría el ex presidente con el proyecto “tendrán que resolverse institucionalmente”.

A lo anterior se suma el hecho que el proyecto también está bajo el escrutinio del Ministerio Público. Actualmente el organismo fiscalizador indaga un presunto soborno que habría recibido el ex subsecretario de Minería de la administración Piñera, Pablo Wagner. En concreto, se investigan $42 millones que la ex autoridad habría recibido para, presuntamente, favorecer a la minera.

Resistencias ambientales

Pero este no es el único problema que aqueja a la iniciativa. Desde que comenzó a gestarse en 2009, ha generado resistencia en la zona en la que se emplazará producto del impacto ambiental que podría provocar.

De hecho, algunas organizaciones medioambientales han denunciado irregularidades en el proceso de evaluación ambiental. Una de ellas es Oceana que criticó la decisión del Servicio de Evaluación Ambiental de Coquimbo de recomendar la aprobación del proyecto minero.

Según la ONG, “desde un inicio el proyecto no entregó información relevante o esencial para evaluar correctamente el impacto que tendría sobre un ecosistema marino de características únicas”.

Por su parte, Andes Iron defiende la labor que han desarrollado, destacando el respaldo que tendrían de parte de la comunidad de La Higuera. Incluso el gerente General de la compañía ha destacado la conclusión de las cuatro ISARAS (ronda de preguntas de las consultas ciudadanas), “señalando que Dominga cumple con los requerimientos de la institucionalidad medioambiental demandados en el país”.

(Imagen: Andes Iron)

(Imagen: Andes Iron)

El proyecto Dominga

Dominga es un proyecto integrado de mina y puerto que se ubicará en la comuna de La Higuera, al norte de la Región de Coquimbo. Producirá concentrados de hierro de alta ley y, como subproducto, concentrado de cobre. La mina proyecta una producción de 12 millones de toneladas anuales de concentrado de hierro para pellet feed y 150.000 toneladas anuales de concentrado de cobre durante una vida útil de 22 años.

El mineral de hierro será enviado a través de un concentraducto subterráneo a un terminal de embarque que se construirá en el sector de Totoralillo Norte. En cambio, los concentrados de cobre serán transportados por camión.

Ubicación: Comuna de La Higuera, Región de Coquimbo

Propiedad: Andes Iron

Recursos: 2.082 Mt con 23,3 FeT; 0,07% Cu

Capacidad de tratamiento: 95 ktpd de mineral

Inversión estimada: US$ 2.500 millones aprox.

Uso de agua: Planta desaladora ubicada en el sector Totoralillo Norte con
capacidad de 450 l/s

Dotación: 9.800 trabajadores (etapa construcción) y 1.450 (operación)

Etapa de avance: Factibilidad terminada

Tramitación ambiental: EIA presentado

Puesta en marcha: 2020

Revista Nueva Minería & Energía © 2017 All Rights Reserved

Powered by Byacom