Distrito Minero Centinela: La ambiciosa apuesta de Antofagasta Minerals

Rajos Centinela

Gracias a una poderosa estrategia, el grupo minero proyecta importantes exploraciones durante los próximos cinco años para potenciar el distrito minero Centinela. Una iniciativa que va de la mano de diversos proyectos y de la creación de la nueva firma Centinela. Un nuevo actor que promete potenciar la industria.

Daniela Tapia – Revista Nueva Minería y Energía
 

De la mano de una poderosa estrategia de negocios, a mediados de año el grupo Antofagasta Minerals agitó las aguas de la minería al anunciar la integración de sus mineras El Tesoro y Esperanza bajo una nueva compañía, que llamó Minera Centinela, mismo nombre con que se conoce al distrito donde funcionan esas operaciones, al interior de la Región de Antofagasta.

Pero el golpe mayor lo dio cuando informó que el liderazgo de la nueva firma lo ejercería uno de los ejecutivos más experimentados del rubro, el destacado ingeniero civil en minas, André Sougarret, quien lideraba el equipo de Minera Esperanza.
Una noticia que va en línea con el visto bueno que recibió el grupo minero chileno para ejecutar su plan de exploración en el distrito minero Centinela (sector Corredor TYC y Polo Sur), campaña que durará cinco años y que contempla una inversión, en primera instancia, de US$ 30 millones. Tales obras se realizarán a unos 27,4 kilómetros al sureste de la localidad de Sierra Gorda.

Y es que en este sector la compañía ligada al grupo Luksic ejecutará 300 nuevos sondajes, mientras que en el sector Polo Sur realizará otros 250. Un área que se encuentra autorizada ambientalmente por el Servicio de Evaluación Ambiental, que dio “luz verde” al proyecto “Prospección Minera Polo Sur”.

La idea es que estos trabajos en el área sur del distrito minero permitan otorgarle continuidad a las operaciones actuales desarrolladas en dicho sector, donde actualmente se ubica Minera Centinela.

Los sondajes corresponderán al tipo diamantina (por medio de una broca) y aire reverso. Y se estima que tendrán una profundidad entre 300 y 1.000 metros, aunque las excavaciones dependerán de la ubicación de cada sondaje, y podría ir variando en función de los resultados que vayan entregando.

Además, la firma extenderá la vida útil de los campamentos existentes y en operación denominados “Caracoles y Exploraciones Amsa”, para materializar el proyecto.

¿El objetivo? El foco está puesto en profundizar el nivel de certeza del recurso mineralógico de los proyectos “Prospección Minera Polo Sur” y “Prospección Minera Penacho Blanco”.

Emerge un nuevo actor

Aumentar la productividad de los yacimientos que conforman el grupo minero y apalancar los proyectos del Distrito fueron los objetivos principales para unir las operaciones El Tesoro y Esperanza, y así dar vida a Minera Centinela.

Un rico depósito que posee cuatro yacimientos de cobre y oro ubicados en la comuna de Sierra Gorda (a 30 kilómetros de esa localidad), en la Región de Antofagasta. Su estructura societaria está compuesta en un 70% de propiedad de Antofagasta Minerals y un 30% de Marubeni Corporation.

Una nueva compañía -que en voz de su gerente general André Sougarret- emerge gracias a las sinergias de ambas operaciones, apuntando hacia una planificación y operación minera más integrada. Es más. Para algunos actores de la industria, esta nueva apuesta es una respuesta del grupo para proyectar y rentabilizar el negocio minero en la zona.

La incorporación de importantes soluciones tecnológicas también forma parte de Centinela. Una de ellas es la planta termosolar, una de las más grandes de su tipo en el mundo, usada para el calentamiento de soluciones empleadas en el proceso de electro-obtención. (Foto: Antofagasta Minerals).

La incorporación de importantes soluciones tecnológicas también forma parte de Centinela. Una de ellas es la planta termosolar, una de las más grandes de su tipo en el mundo, usada para el calentamiento de soluciones empleadas en el proceso de electro-obtención. (Foto: Antofagasta Minerals).

No por nada, hoy Minera Centinela representa el 39% de la producción del grupo, constituyéndose en un atractivo polo de desarrollo en el norte.

Y las fichas para potenciar esta apuesta son grandes. Es por ello que en los próximos seis años el grupo Antofagasta Minerals invertirá una suma cercana a los US$ 5.560 millones, que considera el desarrollo de diversas iniciativas en el país.

Dentro de su portafolio figuran Antucoya, Encuentro Óxidos, expansión de Los Pelambres y el Distrito Minero Centinela, que incluye a Esperanza Sur y Encuentro Sulfuros. En concreto, los proyectos más ambiciosos que hoy tiene el grupo en el país.

Según algunos antecedentes públicos, Esperanza Sur debería entrar en operaciones durante el 2019, en tanto el proyecto Encuentro terminará su estudio de prefactibilidad este año, para dar el vamos el 2016.

En términos técnicos, el proyecto Esperanza Sur contempla el desarrollo de una nueva mina a rajo abierto para extraer mineral sulfurado, cuyo proceso contempla 6 equipos de carguío y 40 camiones.

En una primera etapa, según estima la firma minera, se considera que los minerales extraídos podrán ser enviados a la actual planta de Minera Esperanza, que está siendo optimizada, y en una segunda etapa se contempla la construcción de una nueva planta concentradora con capacidad de procesamiento de 100 ktpd (con molienda SAG) y la ampliación del muelle de Michilla y nuevos ductos de captación de agua de mar y concentraducto de aproximadamente 150 kms de longitud.

Por otra parte, el proyecto Encuentro Óxidos contempla una inversión de US$ 760 millones, mientras que su aporte productivo por ocho años alcanzará las 50 mil toneladas de cobre.

Una iniciativa que consiste en la explotación a rajo abierto y el beneficio de minerales lixiviables para obtener una solución (PLS), la que será enviada a través de cañerías (15 kms) a la planta hidrometalúrgica de Centinela. La extracción minera tendrá un máximo de 200 ktpd.

Asimismo, el grupo minero, que hoy se encuentra entre los 10 mayores productores del mundo, también está avanzando en su proyecto Antucoya en Mejillones, en asociación con la japonesa Marubeni Corporation.

La iniciativa contempla la producción de 80.000 toneladas de cobre en cátodos al año y se espera que inicie su producción durante el 2015 por unos 20 años.

Pero la innovación tecnológica y la mirada sustentable no están ajenas en los procesos de Centinela. No en vano es pionera en la incorporación de importantes soluciones tecnológicas como la planta termosolar, una de las más grandes de su tipo en el mundo, usada para el calentamiento de soluciones empleadas en el proceso de electro-obtención. Además de la aplicación a gran escala de relaves espesados y el uso de agua de mar sin desalar en sus procesos industriales.

Frente a estos planes de desarrollo, sus proyecciones también se vislumbran favorables. Para este año se espera que la compañía produzca 170.000 toneladas de concentrado de cobre y 95.000 toneladas de cátodos de cobre, con un índice de procesamiento de mineral de 86 mil toneladas por día para su planta concentradora y de 29 mil toneladas por día en su planta de electro/obtención.

En tanto, su producción de oro bordeará las 215 mil onzas. Importantes cifras que la firma minera espera seguir incrementando de la mano de esta ambiciosa iniciativa.

Revista Nueva Minería & Energía © 2017 All Rights Reserved

Powered by Byacom