• Indicadores Económicos:
  • Dólar $: 663.91
  • UF $: 27629.99
  • IPC %: 0.5
  • EURO : 747.48
  • UTM $: 48353
  • Libra de Cobre $: 2.93 dólar

Convención IIMCh: Inclusión, productividad y valor compartido

16 enero, 2019
Convención IIMCh 2018

Cerca de 300 ejecutivos y profesionales de la industria asistieron a la Convención Anual del IIMCh. (Foto: IIMCh)

Los mineros no quedaron ajenos a los principales temas que durante los últimos años han marcado la agenda nacional. En la 69° Convención Anual del IIMCh, los desafíos relacionados a la inclusión femenina, el aumento de la productividad y la generación de valor compartido con las comunidades marcaron la pauta.

Por Nicolás Rojas, desde Antofagasta

Revista Nueva Minería y Energía

______________________________

El Hotel Enjoy de Antofagasta fue el escenario de la 69° Convención Anual del Instituto de Ingenieros de Minas de Chile (IIMCh), un encuentro que tuvo entre sus focos principales el valor compartido, la inclusión femenina, el medioambiente, productividad y tecnología.

Cerca de 300 asistentes, entre los que destacaron altos ejecutivos de las principales compañías del rubro, entre otras autoridades; visitaron la capital minera de Chile entre el 2 y 6 de diciembre, para debatir sobre los temas que desde hace algunos años se han tomado la agenda nacional.

De acuerdo a Mia Gous, gerente general de Spence, quien realizó una presentación durante el primer día del encuentro, hoy los tres principales desafíos que enfrenta la industria son los relacionados a temas sociales, económicos y medioambientales.

A diferencia de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), el concepto de valor compartido exige que las actividades económicas y empresariales generen impacto positivo en las comunidades que las rodean.

De esta forma, más que aportar dinero o mitigar los daños que la industria naturalmente produce, el valor se traduce en cómo las empresas aportan al desarrollo social y económico de los sectores que las rodean, trabajando en conjunto para un futuro sostenible, donde el valor agregado provenga desde ambas partes.

En ese sentido, las demandas por mayor transparencia y el alto valor que ha cobrado la inclusión de las comunidades al quehacer minero, ha sido un trabajo que desde Spence asumieron en serio, asegura Gous, sobre todo pensando que tras una inversión de US$2.500 millones, proyecta estar en funcionamiento por 50 años más.

De acuerdo a lo señalado por la representante de Spence, los otros desafíos tienen relación con la constante caída en la ley del mineral, el aumento de los costos, la automatización y el trabajo con proveedores globales; además de las exigencias medioambientales cada vez más elevadas y el uso responsable del agua.

¿Cómo se enfrentan estos retos? De acuerdo a las cifras presentadas Mia Gous, las empresas que cuentan con diversidad de género y de nacionalidad tienen un 35% más de éxito al hacer frente a este tipo de desafíos, y el hecho de que la compañía de BHP Billiton cuente con 15% de mujeres dentro de su planta -casi el doble del promedio del rubro-, de acuerdo a Gous, es una muestra de que Spence se los está tomando en serio. Es más: de acuerdo a lo expresado en su presentación, la meta es que, a nivel global, en 2025 logren equidad de género.

De esta forma, en complemento con lo anterior, la incorporación de tecnologías (desalinización de agua, automatización, entre otras) y el trabajo con las comunidades desde la lógica del valor compartido, están rindiendo los frutos esperados para dar frente a las problemáticas actuales del rubro.

Innovación y tecnología

En tanto, desde Codelco también se sumaron al debate de la agregación de valor, en esta ocasión desde la perspectiva tecnológica. Sebastián Carmona, gerente de Innovación y Tecnología de la compañía estatal, explicó que los principales problemas que está enfrentando la industria tienen relación con la automatización, donde el desafío está en que todo lo operativo pueda ser tecnologizado.

De acuerdo a Carmona, hoy Codelco enfrenta desafíos que no viven otras industrias, como es la implementación de nuevas tecnologías, al mismo tiempo que el funcionamiento de las minas sigue su curso normal. En este sentido, la inversión en Investigación y Desarrollo (I+D) es un punto clave que debe entrar en el ADN de las empresas, pues es la única forma de generar innovaciones que creen valor a la industria.

Si bien Chile ha experimentado una mejora en estos temas (en 2017 aumentó un 4,4%, principalmente impulsado por incentivos estatales), en términos generales el país aún está en deuda: con una inversión que no alcanza el 0,4% del PIB, Chile es la nación que destina menor cantidad de recursos a investigación y desarrollo de la OCDE, muy por lejos de países como Israel o Corea del Sur, ambos con un porcentaje superior al 4%.

Pese a las malas cifras, empresas como Codelco destacan por tener una fuerte inversión en estos temas, y la convención fue el escenario perfecto para recapitular las principales inversiones que está realizando la compañía.

En complemento a lo señalado por Carmona, el vicepresidente de Operaciones Norte de la estatal, Álvaro Aliaga, aprovechó la ocasión para destacar la extensión de la vida útil de El Salvador y la pronta apertura del Rajo Inca, que tras una inversión de más de US$ 1.000 millones, se espera que opere entre 2021 y 2061.

En relación al mismo tema, Minera Escondida también tuvo algo que decir: la planta desalinizadora ubicada en Coloso (sector sur de Antofagasta), inaugurada durante el primer semestre de 2018 y que tiene una capacidad de producción de 2.500 litros por segundo, demandó una inversión cercana a los US$3.400 millones, capturando la atención de todo el mundo, pues es la más grande de América y Europa.

Gestión de riesgos

Otro de los temas que desde hace varios años ha estado quitándole el sueño a los mineros es la seguridad, y la convención del IIMCh fue un buen escenario para hablar de ello. De acuerdo a Francisco Carvajal, vicepresidente de Operaciones de Collahuasi, el problema se ha profundizado, principalmente, porque las cifras de productividad en minería han caído en relación a las demás industrias, lo que hace centrar los esfuerzos en varios frentes al mismo tiempo.

Juan Pablo González, presidente del IIMCh, fue el encargado de dar el puntapié inicial al evento. (Foto: Nelly Núñez)

Según Carvajal, tras un arduo análisis interno, detectaron que en Collahuasi la base del problema tiene relación con la variabilidad de los procesos, lo que genera problemas en el control de estos, redundando en las dificultades para gestionar los riesgos.

Tras el diagnóstico, en Collahuasi implementaron un Sistema de Gestión de Riesgos (SGR) basado justamente en la gestión de los procesos, de las personas y de los activos; el cual tiene una estructura de planificación, ejecución, verificación y retroalimentación (aprendizaje).

De acuerdo a Carvajal, el proceso relacionado al aprendizaje ha sido una de las claves del éxito del SGR, pues ha permitido que la experiencia de los mismos usuarios genere conocimiento cruzado para toda la compañía.

Lo anterior ha permitido que en los últimos siete años Collahuasi haya mejorado notablemente en indicadores claves, disminuyendo las tasas de accidentabilidad y costos operacionales, al mismo tiempo que subieron las relacionadas a productividad, calidad de vida y producción.

Visitas técnicas y más

Pero no solo debate tuvo la última versión de la convención del IIMCh. El ya tradicional encuentro concluyó el 6 de diciembre con una visita técnica a minera Spence, la que tuvo por objetivo conocer en terreno el proyecto SGO (Spence Growth Option).

Dicha actividad se sumó a las del día previo, donde los asistentes tuvieron la oportunidad de conocer en terreno el trabajo en Mantos Blancos, Lomas Bayas y la planta desalinizadora de Minera Escondida en Coloso.

Adicional a las visitas, se realizaron encuentros de estudiantes, orientados a la generación de redes de contacto. En esa misma línea, el día previo al inicio de la convención, se llevó a cabo el workshop “Signos vitales de equipos mineros”, cuyo objetivo principal estuvo en debatir sobre las maneras más eficientes de usar equipos móviles en las minas. Así, se analizaron temas como la optimización para flotas de caminos y vehículos en general, entre otros temas relevantes.

De esta forma, la 69° Convención Anual del Instituto de Ingenieros de Minas de Chile se hizo cargo de analizar los retos más relevantes de la industria, al mismo tiempo de proponer soluciones y compartir experiencias que aporten al desarrollo de la actividad minera de Chile, en línea con los desafíos que se avecinan para el 2019.

Noticias Relacionadas