Antofagasta, laboratorio integral para el desarrollo de soluciones mineras

Aurora Williams

“El interés de la zona por seguir evolucionando abre nuevas oportunidades para sus habitantes y constituye un poderoso insumo para potenciar el efecto multiplicador de la minería”.

Aurora Williams
Ministra de Minería
_______________

Al asumir en 2014 la gestión del Ministerio de Minería, nos impusimos el desafío de anticiparnos a cada paso evolutivo que experimenta el rubro, y convertir a la minería en una plataforma de desarrollo integral para hacerla más sustentable, inclusiva, eficiente y sensible con el entorno. Creemos es la manera de responder a la sociedad más empoderada e interconectada.

Esta firme postura se facilita con las reformas transformadoras impulsadas por el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, y que persiguen mantener un crecimiento sostenido y aumentar la equidad.

La Reforma Educacional nos permitirá contar con más y mejor capital humano para enriquecer la gestión de la industria, y con ello su productividad y competitividad; la Tributaria permite financiar la anterior, y se resume en que quienes ganan más pagan más impuestos para así disminuir la inaceptable desigualdad; y la Laboral privilegia los espacios de diálogo entre trabajadores y empleadores para caminar hacia modelos de países desarrollados que cuentan con alta sindicalización.

Son transformaciones que nos hacen bien como país e industria, pues contribuyen a que la minería pueda adelantarse al futuro y mirar a largo plazo.

Un ejemplo de esta actitud, necesaria para profundizar la sustentabilidad del sector y mantener a Chile como referente en materia minera, es la que ha emprendido la Región de Antofagasta, capital de la minería nacional.

Consciente de que concentra el 52% de la producción nacional de cobre; 61% de plata; el 53% de molibdeno; y el 100% de compuestos de litio y potasio (cifras de Sernageomin a 2016), la región ha sabido anticiparse al paso evolutivo de la industria, y ser referente en cómo integrar y potenciar el rol de cada uno de los eslabones de la amplia cadena que enlaza al rubro.

Esta zona no solo destaca por sus niveles de producción de minerales, sino también por haberse transformado en un laboratorio para el desarrollo de soluciones mineras con innovación tecnológica.

Nuestro ministerio ha impulsado y apoyado iniciativas desarrolladas en esta región, cuya base es el diálogo multiactor, el que establece las sinergias que requiere la plataforma de desarrollo integral que construimos.

La región se adelantó en el uso de sistemas de desalinización de agua de mar y fue la primera en lanzar una Hoja de Ruta para desarrollar un Programa de Clúster Minero, que facilitará una industria regional de servicios tecnológicos en minería.

La cartera de proyectos mineros del país -de aquí a 2025- suma alrededor de US$ 50.000 millones. De esa cifra, la Región de Antofagasta concentrará -en 12 proyectos- el 41% de los capitales. Además, reúne la mayor cantidad de iniciativas de exploración.

Lo anterior, y el interés de la zona por seguir evolucionando abren nuevas oportunidades para sus habitantes, y constituyen poderosos insumos para potenciar el efecto multiplicador de la minería, que es lo que deseamos suceda en todo el país.

Revista Nueva Minería & Energía © 2017 All Rights Reserved

Powered by Byacom