Aislante térmico sustentable para la industria

(Foto: Promet)

(Foto: Promet)

¿Residuos de paja de trigo y cáscara de maíz como material aislante? Esta idea ya es una realidad gracias a un proyecto que apunta a reducir el impacto de la huella de carbono y disminuir la pérdida de energía en las construcciones a nivel industrial.

Camila Morales
Revista Nueva Minería y Energía
_____________

Al estar ubicados en zonas de gran altura y muchas veces en medio de climas extremos, los campamentos mineros han sido un constante reto para la industria, que debe desarrollar instalaciones de calidad para los trabajadores y que a su vez, sean amigables con el medio ambiente.

Así, la minería ha buscado nuevas modalidades de construcción que por un lado sean más sustentables, pero que por otra parte, cumplan con las exigencias actuales a nivel de regulación y construcción eficiente.

En este contexto, la iniciativa ideada por un estudiante de pregrado de la Universidad de la Frontera (Ufro) puede transformarse en una opción interesante para los campamentos mineros, al utilizar residuos de paja de trigo y cáscara de maíz como material aislante.

“Lo que propone el estudio es el desarrollo de materiales aislantes, a partir de materias primas residuales, que compitan directamente con el poliestireno expandido”, comenta el creador del proyecto, Carlos Rojas, estudiante de Ingeniería en Construcción de la Ufro.

Al aprovechar los residuos agrícolas, la iniciativa busca también evitar la quema de rastrojos generados posterior a la cosecha del trigo, ayudando a reducir la emisión de material particulado. Sumado a ello, Carlos Rojas explica que “al utilizar materia prima natural, no se agotan los combustibles fósiles, como lo hace el principal componente de los aislantes actuales, el poliestireno expandido, que es un derivado del petróleo”.

Sectores industriales: el nicho ideal

El innovador proyecto que tuvo su primer reconocimiento en el Concurso de Innovación en Eficiencia Energética realizado por la empresa ABB, busca encontrar un espacio a escala industrial, introduciendo al mercado nacional un producto con una huella de carbono muy baja, que compita directamente con los actuales aislantes dominantes en el mercado.

El desarrollo de materiales aislantes a partir de materias primas residuales (en la foto) es lo que propone un proyecto ideado por Carlos Rojas, estudiante de la Universidad de la Frontera. (Foto: Carlos Rojas)

El desarrollo de materiales aislantes a partir de materias primas residuales (en la foto) es lo que propone un proyecto ideado por Carlos Rojas, estudiante de la Universidad de la Frontera. (Foto: Carlos Rojas)

De hecho, para el estudiante que lidera el proyecto, los sectores industriales del país son el nicho ideal para poder desarrollar este proyecto, ya que se podrían generar grandes volúmenes de material aislante, con un costo muy bajo de la materia prima.

“Las fibras evaluadas en el estudio pueden ser utilizadas como materia prima base de aislantes térmicos, aportando al confort de las construcciones y disminuyendo pérdidas de energía. Es por eso que este estudio aporta a futuras investigaciones, ya que posee las bases para el desarrollo de sistemas para la industrialización en fabricación de paneles aislantes basados en fibras naturales”, precisa el estudiante de la Ufro.

Sin embargo, las trabas para masificar una propuesta innovadora como este aislante térmico, genera incertidumbre sobre el alcance del proyecto. “En Chile, las construcciones sustentables son mínimas, en su mayoría desconocidas para la población y los mandantes de proyectos, por ende, existe la posibilidad que inicialmente las grandes empresas rechacen el producto haciendo que su comercialización fuese más lenta”, reconoce Rojas.

Pero si la iniciativa comienza a desarrollarse a mayor escala, ¿qué impacto podría tener en el sector minero? Tomando en cuenta que la elaboración de los aislantes térmicos genera emisiones mínimas de carbono desde la extracción de la materia prima, pasando por el transporte, procesamiento del material, vida útil y disposición final; el proyecto aportaría a la sustentabilidad del rubro.

“Por lo tanto, aplicar esta solución al sector minero, específicamente en campamentos, sería un gran punto de partida, ya que se mantendrían las condiciones de confort térmico para que los trabajadores vivan en condiciones óptimas y, por otra parte, el beneficio ambiental asociado a la aplicación de este material sería enorme”, señala Carlos Rojas.

Revista Nueva Minería & Energía © 2017 All Rights Reserved

Powered by Byacom